Cuando te conviertes en el freno de tu propio negocio: ¿cómo superar el vértigo a contratar?

miedo a contratar

Hace meses, o incluso años, que sabes que has tocado techo. Tu negocio se ha estancado y no puedes seguir creciendo si no te rodeas de un equipo. Pero aun así, te resistes a dar el paso de contratar a tu primer empleado o ampliar el número de colaboradores que ya tienes.

¿Por qué? Básicamente porque te da miedo.

¿Y si sale mal? ¿Y si pierdes clientes? ¿Y si en realidad no estabas preparado?

Pasar del modelo de negocio unipersonal al de empresa con equipo es siempre un reto para cualquier emprendedor. Y, más todavía, en entornos de startups o proyectos bootstrapping en los que los recursos están muy limitados.

Sin embargo, cuando llegas a ese punto en el que has tocado techo y tu lifestyle empieza a tambalearse porque no das más de ti, solo tienes dos opciones: aceptar con impotencia que eres tu propio freno y que ya no puedes tener más impacto en el mercado o “correr el riesgo” de montar un equipo y superar por fin ese miedo a contratar.

Los negocios de éxito suelen apostar por la segunda opción. Pero antes hay que tumbar algunas barreras mentales.

¿Quiero crecer?

Muchas veces la primera traba que impide formar un equipo es que el emprendedor no está convencido de que realmente quiera crecer.

Antes de pensar en contratar, hay un paso previo y es plantearse seriamente cómo quieres que sea el futuro de tu negocio.

Estamos acostumbrados a apagar fuegos de inmediato y a hacer tareas para ayer, pero a veces hay que pararse a reflexionar en el largo plazo. ¿Cómo te ves dentro de dos o tres años?

Si tu respuesta es que lo que te gustaría es seguir trabajando en solitario con un modelo unipersonal, aunque tu impacto sea menor, olvídate del equipo. No estás obligado a crecer. Solo tú decides cómo es tu negocio.

Si, por el contrario, tus ambiciones van más allá, ponte las pilas y acepta que tú solo no vas a poder. Seguir sin vacaciones o pasarte los fines de semana encerrado trabajando te llevará rápido al temido burnout.

Tener esto claro es el primer paso para que el proyecto de construir un equipo salga a flote. Aunque eso sí, por el camino vas a encontrarte con algún que otro obstáculo…

El miedo a contratar y cómo superarlo

Hay cinco preguntas que se hacen todos los emprendedores cuando llega el momento de crecer y que dan rienda suelta a ese miedo a contratar. Afortunadamente, tienen respuesta:

#1 ¿Cómo impactará en mi trabajo contratar a alguien?

Después de haber pasado mucho tiempo trabajando solo, sin tener que rendir cuentas a nadie, te preocupa la llegada de una nueva persona que te exija estar pendiente de ella.

Crees que, al final, vas a tener que hacer tu trabajo y sumar todavía unas horas extra dedicadas a ese nuevo colaborador. Piensas que tu lifestyle va a ser aún peor…

El problema vuelve a ser el mismo: tienes miedo. Y la incertidumbre te paraliza.

¿Qué debes hacer para superar esta barrera?

  • Define bien el puesto que necesitas que cubra el nuevo miembro del equipo.
  • Contrata a una persona que esté preparada desde el primer momento para desempeñar ese trabajo.
  • Haz un onboarding del puesto al nuevo colaborador. Tómate ese tiempo de “formación” como una inversión. Pasarás unos días a su lado, pero conocer a fondo la empresa le permitirá empezar a liberarte de trabajo enseguida.
  • Pon el foco en cómo se está incrementando el valor de tu empresa ahora que cuentas con más recursos.

#2 ¿Será un buen trabajador?

Otro de los miedos más recurrentes de contratar un empleado es que el nuevo colaborador te salga rana. ¿Qué pasa si después de todo tu esfuerzo contratas a alguien que no es el adecuado para el puesto?

Seguramente tendrás que lidiar con la frustración, pero más allá de eso puedes estar tranquilo.

La decisión de contratar no es irreversible, aunque ahora lo creas así.

Si te has equivocado, siempre puedes dar marcha atrás.

Esto es lo que debes hacer para superar tu miedo:

  • Haz un buen proceso de selección, sin prisas. Contrata solo si crees que el candidato merece la pena.
  • Busca a gente proactiva y que sea todavía mejor tú.
  • Asegúrate de que el empleado no solo tiene las habilidades laborales necesarias para el puesto, sino que también entiende y acepta tu cultura de empresa (por ejemplo, el trabajo en remoto, los objetivos, tus valores, etc.).
  • Si descubres que te has equivocado, despide o reubica a la persona cuanto antes.

#3 ¿Disminuirá la calidad?

Te asusta dejar de tenerlo todo bajo tu control, disminuir la calidad de tus productos o servicios y acabar perdiendo clientes.

La realidad es que si sigues tratando de crecer sobrepasado como hasta ahora, la calidad también se resentirá y es probable que acabes dejando descontenta a mucha gente por el camino.

Ten en cuenta que, a la hora de contratar, puedes limitar el riesgo con tres acciones muy concretas:

  • Define bien los procesos de trabajo para que las tareas se lleven a cabo siempre de la misma manera y se eviten errores.
  • Activa un proceso de revisión y validación para asegurarte de que entregas la calidad que buscas.
  • Si tienes la posibilidad, paga por tener acceso a candidatos con experiencia contrastada o pide referencias de terceros que validen su trabajo anterior.

#4 ¿De verdad voy a poder confiar en un tercero?

Delegar es la piedra en el zapato de los emprendedores. Es normal que tengas miedo de hacerlo y, la verdad, es que te llevará algo de tiempo superarlo.

La confianza nace de las relaciones. Seguramente, no pondrás la mano en el fuego por alguien que acaba de llegar a tu equipo, pero poco a poco conocerás mejor a esa persona y sabrás cómo te puede ayudar mejor.

Para tumbar este miedo necesitas cambiar el foco. Pensar de forma menos catastrofista y más optimista.

Si aprendes a delegar…

  • Recuperarás tiempo y lifestyle.
  • Podrás dedicarte a tu zona genius, es decir, a lo que más gusta y mejor se te da, por lo que también serás más feliz.

#5 ¿Podré pagarlo?

Y la gran pregunta, la que no te deja dormir por las noches: ¿te puedes permitir contratar a alguien?

Solo hay una forma de saberlo y es sentarte a hacer números. En la edición 5 de Objetivo Knowmada hablamos de los costes de tener a un empleado, pero lo más importante para que esta pregunta te deje respirar es:

  • No sobredimensionar tu negocio. Si empiezas contratando a una sola persona y después vas haciendo crecer el equipo poco a poco, será más fácil que tengas controlada en todo momento la gestión de los recursos.
  • Tener un plan. Antes de contratar, tienes que saber qué quieres que te aporte tu empleado en objetivos: un x% de beneficios, la posibilidad de atender a n clientes más, etc. Ten la idea de que tu colaborador genere su propio salario.
  • Analizar los gastos de la contratación y elegir la modalidad más flexible (freelance, obra o servicio, indefinido, etc.) antes de tomar la decisión.

Aun así, si te equivocas y las cosas se tuercen, hay vuelta atrás. No te pongas sobre ti presiones innecesarias.

miedo crear equipoCrecer es un proceso: ten paciencia

Tus miedos y angustias no van a desaparecer de la noche a la mañana. El reto es que no se cronifiquen.

No puedes pasarte meses o años con la idea de montar un equipo sin hacerlo por la parálisis de tus fobias. Si te conviertes en el freno de tu propio negocio, la frustración te acabará pasando factura.

Al final, el único secreto para superar el miedo consiste en hacer.

Crecer es un proceso, como aprender a nadar o ir en bici. Esas fobias de entonces no se esfumaron porque sí. Lo hicieron porque un día te tiraste a la piscina sin flotador o te quitaron los ruedines.

Vas a hacer que tu negocio se haga adulto. Date un tiempo para adaptarte, ten paciencia y no dejes de hacer.

¿Quieres seguir aprendiendo sobre la contratación de talento?

En el número 5 de Objetivo Knowmada, nuestra revista para emprendedores, tienes más de 30 páginas sobre cómo formar un equipo en tu negocio: desde hacer un proceso de selección a los costes que supone contratar.

Suscríbete gratis y tendrás acceso inmediato a todas las ediciones que hemos publicado hasta ahora.

¡Quiero la revista!

Fotografía: Fingers art of people. Concept of loneliness, allocation from crowd.

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Haz mucho más
con menos

Descubre cómo automatizar tu negocio para vender más mientras trabajas menos, reduciendo tu estrés a un nivel homeopático. Usa el poder del 1…

Haz mucho más
con menos

Descubre cómo automatizar tu negocio para vender más mientras trabajas menos, reduciendo tu estrés a un nivel homeopático. Usa el poder del 1…