¿Cuándo fue la última vez que cogiste vacaciones?

En serio. Pregúntatelo: ¿cuánto tiempo llevas sin tener vacaciones? Vacaciones de verdad. De las de Verano Azul. Sin portátil, sin un móvil que mirar cada dos por tres, sin nada que te conecte con la realidad del trabajo.

Seguramente, han pasado más meses de los que te gustarían.

Los emprendedores y pequeños empresarios son los peor parados cuando se trata de descansar.

En España, más del 67% de los autónomos reconoce que se toma menos de 22 días al año de vacaciones. Pero el mal se extiende más allá de nuestras fronteras. En Reino Unido, por ejemplo, el 30% de los dueños de pequeñas empresas no tuvo vacaciones de verano.

Es curioso eso de crear un negocio buscando el lifestyle y acabar siendo esclavo de él, hasta en pleno mes de agosto. ¿No crees?

Por qué necesitas vacaciones

No lo quieres admitir, pero tienes que descansar ya.

Vete de vacaciones, pese a todo. Sé lo que me vas a decir:

Si me voy, perderé ingresos.

Mi empresa no es nada sin mí.

No puedo desconectar sin más.

Mis clientes me necesitan.

Mis colaboradores me necesitan.

Ahórratelo. Tu negocio no se va a hundir porque te vayas de vacaciones una o dos semanas. Sin embargo, las posibilidades de que las cosas se tuerzan se incrementan cuanto más tiempo pasas absorbido por el trabajo, sin levantar la cabeza al frente y descansar de vez en cuando.

Para un emprendedor, las consecuencias de no tener vacaciones son más graves que las de pasar unas cuantas semanas desconectado del negocio.

Estar día tras día trabajando en tu negocio sin descansar, repercute directamente y de forma negativa en tu cuerpo, en tu mente y en tu actividad laboral.

Las señales de alerta de tu cuerpo

Físicamente, la falta de descanso, te pasará factura con el agotamiento. Esa es la primera señal de alerta. Pero hay más…

Muchas investigaciones relacionan la falta de vacaciones con el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Este estudio de la Universidad de Uppsala, afirma que el índice de infartos es más alto los lunes y se reduce considerablemente en períodos típicamente vacacionales, como el verano o los fines de semana.

Además, se ha comprobado que no coger vacaciones aumenta la presión arterial, los problemas de estómago y las malas digestiones.

Las señales de alerta de tu mente

Si el cuerpo se ve resentido, la mente aún más.

La ansiedad y el estrés se disparan cuando pones el foco en el trabajo de forma obsesiva, no descansas y en tu día a día deja de haber espacio para el ocio.

Lo peor es que, una vez que entras en esa dinámica, la pescadilla se muerde la cola. El estrés y la ansiedad te llevan a dormir peor, eres más propenso a deprimirte y todo eso hace que tus niveles de ansiedad sigan creciendo.

Como consecuencia, te vuelves irascible y cada día estás más cerca del burnout.

Corres el riesgo de quemarte y abandonar tu negocio.

Pero eso no es todo. Coger vacaciones es imprescindible para mejorar la salud mental de los que te rodean. Tu estado de ánimo tiene un “efecto contagio” en tu entorno.

Si estás relajado y feliz, es más probable que tus familiares y amigos también lo estén y que las relaciones fluyan. Si estás estresado, deprimido y de malhumor, acabarás haciendo que los demás también lo estén y tu vida social se torcerá más fácilmente.

Las señales de alerta de tu trabajo

Si tú no estás bien, físicamente ni mentalmente, la calidad que puedes esperar de tu trabajo es mínima.

El agotamiento te hace menos productivo, la ansiedad disminuye tu motivación y te resulta más difícil concentrarte. Además, tu capacidad de tomar decisiones se ve mermada y tu creatividad cae bajo mínimos.

Es decir, que al final es habitual caer en la paradoja de no coger vacaciones para adelantar trabajo y acabar pasando horas frente al ordenador que no sirven de nada.

Ni descansas, ni trabajas como deberías en tu negocio. Estás perdiendo el tiempo.

Cómo tomarse vacaciones si tienes un negocio

Después de haber leído todo esto, no deberías tener dudas de que este verano, sí o sí, tienes que descansar y cogerte unas vacaciones.

La gran pregunta es cómo hacerlo cuando tienes un negocio en el que (casi) todo depende ti.

Aquí tienes 5 consejos básicos para que descansar unas semanas no se convierta en un drama:

#1 Avanza hacia un modelo escalable

Esto no es algo que vayas a poder hacer de hoy para mañana, pero si encuentras tantos impedimentos para tomarte unos días libres, seguramente es porque tu negocio no es escalable ni genera ingresos recurrentes.

Tómatelo como un proyecto a medio plazo y, en cuanto puedas, avanza hacia un modelo que produzca ingresos, aunque tú no estés. Por ejemplo, creando un funnel automatizado que venda tus infoproductos en autopiloto.

#2 Delega

Una de las peores cosas de los negocios unipersonales es que te dejan solo ante el peligro.

Como vimos en la edición 5 de Objetivo Knowmada, necesitas crear un equipo que te apoye y se quede al mando del timón cuando tú no estás.

No tienes por qué empezar contratando a un empleado, sino que puedes comenzar externalizando algunas tareas a colaboradores freelance y, poco a poco, ir creciendo.

#3 Elige bien el momento

No es lo mismo irse de vacaciones en marzo, que en agosto. Aprovecha los períodos de menor actividad comercial para tomarte un descanso. Estarás más relajado y recargarás baterías para cuando llegue el aluvión de tareas.

#4 Informa a tus clientes

Si vas a estar desaparecido un tiempo, cuéntaselo a tus clientes. Puedes publicar un post en tu blog o enviar una campaña de emailing avisando que te vas de vacaciones y en qué fecha regresas.

Son personas que, como tú, también necesitan vacaciones de vez en cuando, así que lo entenderán perfectamente.

Si tienes la suerte de contar con un equipo, explícales quienes siguen en marcha y cómo contactar con ellos si lo necesitan.

#5 Desconecta (de verdad)

Y, el último consejo para que de verdad disfrutes de vacaciones, es que descanses de verdad.

Esto puede parecer lo más sencillo, pero te aseguro que cuesta más de lo que crees. Si estás de vacaciones, no deberías consultar el correo cada día, ni hacer pequeñas tareas.

Tu única obligación es desconectar.

Así volverás a la rutina con más ganas que nunca y esa claridad mental se reflejará en tu trabajo.

¿Quieres mejorar tu lifestyle como emprendedor?

En la edición 6 de Objetivo Knowmada, hablamos de vida sana y lifestyle, con los mejores expertos.

Descubre cómo mejorar tu salud, dormir mejor, cuidar tu espalda, desconectar o hacer rutinas de ejercicio sencillas.

Puedes suscribirte gratis a nuestra revista y descargar gratis todas las ediciones aquí:

¡Quiero la revista!

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Haz mucho más
con menos

Descubre cómo automatizar tu negocio para vender más mientras trabajas menos, reduciendo tu estrés a un nivel homeopático. Usa el poder del 1…

Haz mucho más
con menos

Descubre cómo automatizar tu negocio para vender más mientras trabajas menos, reduciendo tu estrés a un nivel homeopático. Usa el poder del 1…