Manifiesto

La mayoría de la gente tiene trabajos alimenticios que les apagan, destrozando su autoestima, su poder creativo y su capacidad natural para ayudar a los demás (que es la fuente de la felicidad, el sentido real de la vida).

Pensamos que hay que reinventar la educación para enfocarla a producir personas más libres y conscientes.

Creemos que todos deberíamos ser emprendedores.

Queremos ser la escuela de negocios líder en habla hispana, que libere a la gente de un trabajo esclavizador y una vida inconsciente, con unas formaciones prácticas y accionables, en las que se midan los progresos por lo que se implementa y se valida, no por lo que uno sabe, se empolla o se evalúa de forma académica.

¿Cómo podemos ayudarte a tener una vida más consciente?

Ayudamos a emprendedores a diseñar un negocio online escalable que les permita vivir la vida de sus sueños (el negocio sirve al plan de vida, no al contrario), con la creación de un proyecto auto-gestionable cuyos fundamentos son un equipo en remoto y el uso inteligente de la tecnología.

He aquí nuestro manifiesto, los principios en los que creemos:

  • Somos responsables de nuestra vida: coge el liderazgo, define lo que quieres de verdad, toma decisiones, prepárate para el viaje, ejecuta el plan como un robot, 365 días al año, año tras año, proyéctate a largo plazo, celebra las pequeñas victorias, fulmina las dudas y los pensamientos negativos en el acto. Acepta los sacrificios que implican tus sueños o cambia de sueños. Cambia el cómo pero nunca el qué ni el porqué. Esta vida es tuya, vívela de forma consciente. En tu faceta profesional, compórtate como el dueño de la empresa en la que trabajas. Eres un emprendedor. Asúmelo.
  • Obsesión por nuestros alumnos: céntrate en los alumnos y todo lo demás seguirá de forma natural. El éxito de nuestros clientes es nuestro éxito. Nuestras formaciones importan más que el marketing. Déjate la piel por ellos, ten empatía, ayúdales a crecer y evacuar sus frustraciones. Oriéntales, inspírales, reenfócales. Ten claro que no existen las recetas universales y que cada uno avanza a su propio ritmo. A veces se gana y otras se aprende. No prescribimos medicinas para toda la vida, sino que cambiamos los hábitos para que no necesiten tomar esas medicinas. Solo es posible si intervenimos a tiempo. No estás aquí para resolver la vida o el negocio de nadie, tan solo debes formar a los alumnos para liderar mejor sus negocios y su vidas. Nuestro mayor fallo es transformarnos en un consultor crónico que no prepara a sus clientes para volar en solitario.
  • El ADN de nuestro método, simplificar, medir, escalar: sin foco no irás ninguna parte. Es mejor ser el campeón de una sola cosa. No se trata de saber más, sino de resolver mejor. Menos es más. Más rápido, es mejor. Se aprende más en grupo, trabajando en abierto, compartiendo todo. Una idea no vale nada. Lo que sabes no vale nada. Un conocimiento solo se valida si se implementa. Creemos en la metodología LEAN al 1000%. Prototipo, mercado, ajustes, iteraciones. No predecimos el futuro, leemos datos de muestras interpretables. Actuamos donde nos llevan los datos.
  • Creemos en la transparencia… sin dureza: somos transparentes, honestos. Siempre te diremos la verdad, aunque no te guste oírla. No estamos aquí para complacerte, sino para transformarte en tu mejor versión. Somos ejemplares y congruentes. Somos humanos, fallamos también. Cuando ocurre, intentamos pedir disculpas lo más rápido posible. Pero también sabemos que no podemos ayudar a todos. Cuida tus pensamientos, cuida tus palabras, elige siempre ser amable. Ser fuerte no significa ser duro. Ser respetado no significa ser temido. Mata tu ego y todas sus manifestaciones. Elige siempre la seriedad frente a la popularidad. No posturees, ni vendas postureo. Eres más un monje tibetano, humilde, disciplinado, consciente… no el ganador del Gran Hermano o un emprendedor de éxito conduciendo un Ferrari… de alquiler.

Somos La Transformateca.

 

Si te sientes identificado con lo que has leído, apúntate al training gratuito que verás justo aquí debajo.

Acuérdate de una última cosa: después de verlo, te tocará actuar.

Los sueños se construyen… o sencillamente no se realizan.