Cómo tener éxito en los negocios

Cuando comenzaste tu negocio, querías tener éxito.

Imaginaste tu futuro con todo lujo de detalles: tener unos ingresos que te permitieran vivir cómodamente y no privarte de nada.

Trabajar menos que si fueras empleado y ganar mucho más.

Ser dueño de un negocio exitoso que te permitiera disfrutar de la vida.

Y sí, has conseguido éxito, pero a costa de renunciar a tu ocio y de pasar poco tiempo con tu familia.

Ese no es el concepto de tener éxito en los negocios que tenías en mente.

Vamos a ver cómo revertir esta situación para ganar más, trabajando menos.

La fórmula del éxito en los negocios

El éxito es el resultado de una serie de cosas que has implementado, en tu negocio y en tu vida.

¿Cuáles son estos tres parámetros que condicionen, digamos, la probabilidad de que vayas a conseguir éxito con tu negocio?

Vamos a seguir una fórmula muy sencilla que cuenta por tres parámetros para poder tener éxito en los negocios.

Esta fórmula la he sacado de un libro que se llama Double Double, escrito por Cameron Herold. El autor presenta una fórmula que me parece super acertada, declarando que es el éxito en los negocios.

Entonces hay tres elementos, esta fórmula es F multiplicado por F, multiplicado por E, y tiene como consecuencia un resultado que es el éxito, te voy a presentar estos tres parámetros.

Foco

El primer «F», es la «F» de foco, es absolutamente fundamental que tengas un foco absoluto en tus metas, foco también en tus prioridades vitales, porque si no es probable que vayas a ir derivando poco a poco hacia otras metas, foco también en lo que es el sistema que te va a permitir llegar a estas metas

Muchos tenemos metas muy poderosas, pero si no pensamos en el sistema que garantice que si lo ejecutamos correctamente día tras día lleguemos al éxito, es probable que no las logremos.

Si no sabes cómo lograr tus metas, seguramente te quedarás con un montón de frustraciones y muy poco sabor a éxito. Entonces, el primer elemento que tienes que dominar es la «F» de foco.

Céntrate en lo que te ocupa. Y olvida el resto.

Fe

Segunda «F», es la «F» de fe. No se trata de creer en una divinidad (que es muy respetable) si no de creer en ti mismo. Tengo fe en las cosas que hago, tengo fe en mí, tengo fe en mis habilidades.

La fe es el resultado de los niveles de autoconfianza que puedes tener en ti, en tu equipo y en lo que estás ejecutando en cada momento.

Este segundo parámetro es absolutamente clave- Si tienes dudas en lo que estás haciendo, estás enviando un mensaje absolutamente nefasto a tu mente inconsciente.

Esfuerzo

Y el tercer parámetro de esta fórmula es la «E» de esfuerzo.

Sin trabajo no irás a ninguna parte, no te engañes. Es aquí donde flaquean muchas personas: desean éxito pero no están dispuestas a pagar el precio, realizar el sacrificio que conllevan los sueños que tenemos.

Si adecuas tu nivel de esfuerzos y elevas tus criterios de calidad, es probable que, poco a poco, vayas consiguiendo lo que te has propuesto.

Cómo aplicar la fórmula en tu negocio

Esta fórmula es super sencilla, ves que solo hay tres parámetros. Ahora quiero que entiendas un poco la dinámica de estos elementos. Por ejemplo, vamos a anotar estos tres elementos en un porcentaje que termina dando una valoración a cada uno de los elementos.

Primer caso

Vamos a tener un 50 por ciento de foco, un 50 por ciento de fe y un 50 por ciento de esfuerzo. El resultado de este producto, de la multiplicación de estos tres elementos, tan solo son 13 por ciento.

Es mucho mejor jugar a la lotería, si tan solo crees al 50 por ciento las cosas que estás haciendo.

Segundo caso

Si aplicamos un parámetro un poco más elevado, por ejemplo, el 80 por ciento de la ley de Pareto, 80 por ciento de foco, 80 por ciento de fe y 80 por ciento de esfuerzo, esto nos lleva al 51 por ciento.

Tampoco es mucho: tienes una de cada dos probabilidades. En uno de cada dos casos no vas a lograr tus metas.

Tercer caso

Si pasamos al 90 por ciento, pues, el resultado de estos tres parámetros al 90 por ciento, tan solo es un 73 por ciento, entonces, ¿qué debes tener para poder realmente lograr éxito?

Debes elevar estas notas al 98 por ciento.

Con lo cual, debes tener un foco absoluto sobre en lo que tienes que hacer para llegar a tus metas y prioridades vitales para no descentrarte en ningún momento.

Debes tener una fe inquebrantable en tu proyecto, en ti, en tu equipo, en tu visión y en tu capacidad, para poder estar seguro de llegar a buen puerto.

Y debes elevar tu esfuerzo hacia un 98 por ciento, de tal forma que, cuando estos tres parámetros están a estos niveles, tengas un 94 por ciento de probabilidades de llegar al éxito.

Por tanto, el éxito en los negocios es el resultado de un proceso de pensar, ejecutar y esforzarse.

Es un proceso que tampoco es tan complejo. Puedes llegar a las metas que te propones, siempre y cuando estas dispuesto a reorganizar primero tu negocio y luego a reorganizar tu vida, para poder llegar a los sueños más ambiciosos.

Lo mejor de esta fórmula es que es completamente aplicable a cualquier proyecto de vida, sea el que sea.

Si tu sueño es conseguir nuevos clientes premium todos los meses del año de forma consistente y previsible, apúntate a esta Masterclass gratuita y haz que ellos vengan a ti.

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Haz mucho más
con menos

Descubre cómo automatizar tu negocio para vender más mientras trabajas menos, reduciendo tu estrés a un nivel homeopático. Usa el poder del 1…

Haz mucho más
con menos

Descubre cómo automatizar tu negocio para vender más mientras trabajas menos, reduciendo tu estrés a un nivel homeopático. Usa el poder del 1…