¿Cómo lograr mis metas y tener más confianza en mí mismo?

¿Cómo lograr mis metas y tener más confianza en mí mismo?

¿Cómo lograr mis metas? ¿Cómo conseguir tener más confianza en uno mismo?

En este post te cuento la mecánica del ciclo de la inconsistencia y como romper con las deficiencias de la naturaleza humana.

Los seres humanos somos imperfectos.

Por naturaleza.

Todos lo somos.

Algunos más que otros.

Y todos podemos cambiar, también.

El primer paso hacia el cambio es siempre tomar consciencia.

Así que vamos a intentar entender lo que pasa cuando nos afrontamos a dificultades que nos alejan de nuestras metas.

Las 4 etapas de ciclo de la inconsistencia

El ciclo de la inconsistencia. Cómo lograr las metas y tener más confianza en uno mismo.

Están son las cuatro etapas por las que pasamos todos, en alguna que otra faceta de nuestra vida, en un momento dado:

  1. Motivación: tienes una visión de futuro que te entusiasma lo suficiente para que tomes una decisión como, por ejemplo, comprar un training.
  2. Toma de acción: Demuestras valentía y empieza a aprender y actuar. Al principio, tu motivación inicial es alta, así que a pesar de las dificultades relacionadas con el aprendizaje (cambio y ejecución deficiente), sigues avanzando.
  3. Obstáculos / resistencias: de vez en cuando, las cosas se tuercen. Y con el paso del tiempo vas sufriendo normalmente 2 cosas que atacan tus niveles de confianza: el rechazo —por ejemplo, cuando tratas de vender tus servicios— y el fracaso, cuando empiezas a no creerte capaz de realizar aquellas cosas que te habías propuesto.
  4. Renuncia versus solución de recambio (objeto que brilla): Cansado por la falta de resultado, empiezas a no querer afrontarte a aquello que te hace sentirte mal. Procrastinas. Y muchas veces, lo dejas. Buscando una solución de recambio allí fuera. Un nuevo training cada 6 meses. 

Todos hemos pasado por este ciclo, y volveremos a pasar por él en algún momento de nuestras vidas.

Es normal y forma parte del proceso de aprendizaje para ser un emprendedor digital.

Así que lo primero que tienes que hacer es aceptarlo.

El maestro aparece cuando el alumno está listo. 

Somos seres imperfectos.

Operarios inconsistentes.

Lo eres tú.

Lo son tus clientes también, en sus propias decisiones.

Lo soy yo, y también mis clientes.

Si vuelvo a visitar el caso anterior de un training, es probable que el método que te hayan presentado no fuera tan malo, pero que hayas caído en el ciclo de la inconsistencia.

Has tenido problemas y no has activado tu blindaje anti-fracaso, el pensamiento del «Solo es cuestión de tiempo y perseverancia…».

Y así es.

Frente a la enorme mayoría de los problemas, solo es cuestión de tiempo que los termines superando.

Y aunque te juegues la vida, no deberías enviar nunca jamás el mensaje a tu cerebro de que estás bloqueado o que no puedes con algo.

Abandonar en tu cabeza es llamar al fracaso. 

Visualizarlo.

Antes de llegar a las soluciones, tengo que explicarte cómo funciona tu cerebro.

Las trampas de tu cerebro

El cerebro es perezoso por defecto.

Cualquier decisión que tiene que tomar le cuesta energía.

Me refiero al cerebro consciente.

Porque felizmente hay muchas cosas que hacemos de forma inconsciente y nos cuestan mucho menos energía.

Es la razón por la que Usain Bolt es el hombre más veloz del planeta, pero no podría explicar bien por qué.

La práctica repetida ha llevado a todos sus movimientos en la parte inconsciente de su cerebro. Pasa exactamente lo mismo con artistas y grandes genios. Sus obsesiones les llevan a una perfección inconsciente. Sienten las cosas más que las piensan.

Por esta misma razón si tienes grandes ambiciones, tienes que abrazarlas al 2000% hasta desequilibrar por completo tu vida.

Así funciona tu cerebro cuando tiene que aprender algo nuevo, o realizar rutinas que no domina: se pone a gritar de todas sus fuerzas, porque le estas solicitando demasiado y estás quemando sus calorías, su gasolina.

Tu instinto de supervivencia, heredado de millones de años de evolución de la humanidad, te confirma que hay que dejar descansar tu cerebro, si no, no podrá realizar otras tareas vitales como observar los alrededores y avisarte si hay depredadores cerca.

Así que lo dejas.

Piensa por ejemplo en un chaval que aprende a tocar el piano por primera vez. 

Los primeros días el cerebro va a resistirse mucho.

«Es demasiado duro».

«No puedo».

«Me duelen los dedos» (Y de hecho el cabrón del cerebro es capaz de generar este dolor).

Pero viene el mecanismo de balanceo. 

Tu memoria es también perfectamente imperfecta.

Y a medida que los días pasan, estas actividades se afianzan en tus rutinas y el dolor percibido va bajando.

La música va pasando del cerebro consciente al inconsciente.

Tu memoria hace su trabajo de olvidar estos primeros días frustrantes y, de repente, en menos de 60 días, te habrás reprogramado a un músico que práctica su música todos los días.

Y cada día lo haces mejor.

Tocas tu primera pieza.

Luego otra más compleja.

Una tercera más rápida.

Porque, a medida que adquieres competencias, tus niveles de confianza se consolidan, y te afrontas a piezas cada vez más difíciles.

Nadie ha dicho que aprender era fácil, ni rápido.

Y además depende de dónde habrás puesto el listón, porque los progresos al principio suelen ser rápidos. 

20% del tiempo para 80% de los resultados.

Pero para conseguir estos 20% que marcan grandes diferencias, tendrás que dedicarle el 80% de tu tiempo.

Si estás con la mentalidad de «Solo es cuestión de tiempo para que lo logre», nada te bloqueará de forma definitiva.

Aceptas el fracaso de un día como parte del proceso de aprendizaje y superación personal. Es mejor hablar de progresos que de fracasos.

Tú, sigue empeñado en lógralo hasta que lo consigas.

Es como aprender a hacer bicicleta.

Te caes al suelo hasta ya no caerte.

Y lo has superado para siempre.

Nadar igual.

Otra cosa muy distinta es de transformarte en el próximo campeón olímpico del 100m mariposa.

Deja hacer su trabajo al tiempo, y aparece el efecto compuesto. 

Quizás este chaval músico dentro de 15 años y mucha práctica sea un solista mundialmente reconocido.

Así que quiero que visualices 2 curvas opuestas.

El sufrimiento que tiende a cero una vez transformada una actividad nueva en una rutina.

Y tus competencias que van subiendo lentamente, a medida que sigas practicando esta disciplina.

La ley causa-efecto. ¿Cuánto tiempo tardo en conseguir resultados?

Quince minutos de piano al día pueden hacer grandes artistas dentro de 20 años.

Créeme. O si no, cree a Tony Robbins.

Quince minutos de prospección digital al día pueden también hacer grandes cosas en un negocio, proyectadas a 3, 5 o 10 años.

En la vida, ganan los que tienen una visión largo plazo, y tienen disciplina para no abandonar nunca.

¿Cómo tener más confianza en uno mismo?

Te lo contaba en este artículo

La confianza no se tiene.

No viene en el ADN.

La confianza se gana.

Tampoco se puede comprar, aunque el dinero suele afianzar los niveles de confianza.

Pero frente a un reto nunca explorado, todos perderemos algo de confianza.

La confianza no es binaria (cero, no tengo confianza versus uno, tengo confianza), ni tampoco es perpetua.

La clave para tener más confianza es conseguir resultados.

¿Resultados?

Sí, pruebas tangibles de que lo estás haciendo bien.

Clientes nuevos para tu negocio, por ejemplo.

Clientes satisfechos de tu trabajo.

Y ¿cómo se consiguen resultados?

Mejorando tu arte, practicando más.

El ciclo de la inconsistencia. Mejorar resultados.

Así que aquí aparece una espiral positiva:

  1. MENTALIDAD – Solo es cuestión de tiempo que lo logre.
  2. ACTOS – Prácticas más, pasas a modo acción masiva por defecto.
  3. MANIFESTACIONES – Consigues pruebas tangibles de que lo estás haciendo mejor.
  4. CONSECUENCIA – Tus niveles de confianza suben.
  5. SUPERACIÓN – Estás listo para afrontar el reto siguiente, poniendo en peligro tu nivel de confianza actual.

No se trata de tener confianza.

Se tratar mejor de darte un voto de confianza a ti mismo.

Confiar en tu capacidad de aprendizaje, tu voluntad y el paso del tiempo.

Ten muy claro que, montando un negocio, vas a fracasar todos los días del año y te van a rechazar también todos los días del año.

La magia ocurre cuando dejas de huir y hacer caso a tus miedos al rechazo o el fracaso.

Así que al principio haz lo que puedas.

Hazlo como puedas.

Hazlo con miedo.

Pero no dejes de hacer.

No pierdas el foco dejándote seducir por un nuevo objeto brillante, y que el cerebro te obligue a volver a empezar desde la nada una vez más.

Cada vez que ves un nuevo objeto brillante, vuelve a lo que hacías, y hazlo 10 veces más fuerte.

En nada de tiempo la duda se habrá ido para siempre.

Acuérdate.

Solo es cuestión de tiempo…

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Haz mucho más
con menos

Descubre cómo automatizar tu negocio para vender más mientras trabajas menos, reduciendo tu estrés a un nivel homeopático. Usa el poder del 1…

Haz mucho más
con menos

Descubre cómo automatizar tu negocio para vender más mientras trabajas menos, reduciendo tu estrés a un nivel homeopático. Usa el poder del 1…