Cómo lograr mis metas y cumplir mis sueños

Cómo lograr mis metas
¡Puntúa este artículo!
(Votos: 4 Promedio: 5)

Las metas en la vida son el gusanillo que nos mantiene activos para que día a día tengamos alicientes.

Establecer metas nos ayuda a mantenernos bien, equilibrados.

Y es que los sueños en la vida son nuestras metas, nuestro gran porqué.

Para conseguir cumplirlos es importante que tracemos un plan.

Y ese plan estará compuesto por acciones y tareas que deberemos desarrollar día a día para, al final, lograr esas metas y cumplir los sueños.

¿Cuáles son mis metas? 

Las metas fijan una dirección y enfoque a nuestras vidas y así nos ayudan a mantenernos motivados a largo plazo.

De hecho, tener día a día objetivos que conseguir es lo que nos hace movernos. Luchar por ellas está estrechamente relacionado con el bienestar y la salud mental.

Nuestra vida está llena de objetivos, de sueños, de esperanzas: empezando por los niños que sueñan con tener una profesión determinada, a estudiar los que nos guste, trabajar en lo que nos apasione, construir una familia, vivir libres gracias al negocio que hemos montado…. Toda nuestra vida se articula en base a unas metas.

Pero entonces, ¿por qué no conseguimos cumplir esos objetivos? A menudo la razón se basa en que esas metas no están bien definidas.

Y es que la forma en la que se formulan los objetivos es tan importante como su contenido.

“Sin metas y planes para llegar a ellos, eres como un barco que ha zarpado sin destino.”

Fitzhugh Dodson

¿Conoces la ley Causa / Efecto?

Es el mantra de los emprendedores conscientes.

Esta ley dice que, lo que tienes en la vida hoy, procede de acciones que has puesto en marcha (o de cosas que has procrastinado) meses o años atrás.

Dicho de otra forma: no puedes fracasar en tu negocio si estás construyendo tu sagrada familia; un verdadero proyecto de vida.

Todo es cuestión de seguir sembrando y avanzando.

La ley Causa/Efecto explica la curva del interés compuesto.

50€ al mes durante 70 años terminan siendo muchos millones de euros de capital para jubilarte.

En cambio 2.500€ al mes durante 20 años apenas terminarán en un millón de euros de capital.

¿Entiendes que el tiempo es la clave que marca diferencias abismales?

Las 4 etapas del ciclo de la inconsistencia

Están son las cuatro etapas por las que pasamos todos, en alguna que otra faceta de nuestra vida, en un momento dado:

  1. Motivación: tienes una visión de futuro que te entusiasma lo suficiente para que tomes una decisión como, por ejemplo, comprar un training.
  2. Toma de acción: demuestras valentía y empieza a aprender y actuar. Al principio, tu motivación inicial es alta, así que a pesar de las dificultades relacionadas con el aprendizaje (cambio y ejecución deficiente), sigues avanzando.
  3. Obstáculos / resistencias: de vez en cuando, las cosas se tuercen. Y con el paso del tiempo vas sufriendo normalmente 2 cosas que atacan tus niveles de confianza: el rechazo —por ejemplo, cuando tratas de vender tus servicios— y el fracaso, cuando empiezas a no creerte capaz de realizar aquellas cosas que te habías propuesto.
  4. Renuncia versus solución de recambio (objeto que brilla): Cansado por la falta de resultado, empiezas a no querer enfrentarte a aquello que te hace sentirte mal. Procrastinas. Y muchas veces, lo dejas. Buscando una solución de recambio allí fuera. Un nuevo training cada 6 meses. 

Todos hemos pasado por este ciclo, y volveremos a pasar por él en algún momento de nuestras vidas.

Es normal y forma parte del proceso de aprendizaje para ser un emprendedor digital.

Así que lo primero que tienes que hacer es aceptarlo.

Ser perseverantes, tener paciencia y dedicarle tiempo trabajando a diario en ello es la clave.

Frente a la enorme mayoría de los problemas, solo es cuestión de tiempo que los termines superando. No deberías enviar nunca jamás el mensaje a tu cerebro de que estás bloqueado o que no puedes con algo, porque abandonar en tu cabeza es llamar al fracaso. 

Y es que el cerebro nos hace trampas.

Cambiar es duro y duele mucho

El miedo y luego el dolor que vas a sentir al principio de tu transformación digital, tan solo están provocados por tu cerebro, que se da cuenta de que lo estás reprogramando y no quiere que lo hagas.

No quiere que lo saques de este entorno seguro en el que te has enfrascado. Se está mejor en una zona controlada y que dominas, porque los cambios consumen energía y esfuerzo. Por supuesto que cambiar duele.

Pero este dolor significa que estás aprendiendo y adquiriendo nuevas habilidades. Habilidades necesarias para transformar tu negocio en digital. Significa que hay innovación en tu vida.

Este dolor, a medida que interiorizas estas nuevas acciones y procedimientos en tu rutina de trabajo, se va a esfumar.

No cuestionas limpiarte los dientes, ¿verdad? Pues muy pronto no cuestionarás captar clientes únicamente en digital.

Ni tampoco cuestionarás entregar el 100% de lo que vendes en remoto, desde tu oficina o tu casa.

Las trampas de tu cerebro

El cerebro es perezoso por defecto. Tomar cualquier decisión de forma consciente le consume energía, frente a las actividades inconscientes, que cuestan mucha menos energía.

Así, por ejemplo, cuando le preguntan a Usain Bolt qué hace para conseguir ser el hombre más veloz del planeta, él no sabe explicarlo. La práctica repetida ha llevado a todos sus movimientos en la parte inconsciente de su cerebro. 

Nuestro cerebro protesta cuando tiene que aprender algo nuevo, o realizar rutinas que no domina: se pone a gritar de todas sus fuerzas, porque le estás solicitando demasiado y estás quemando sus calorías, su gasolina.

Piensa, por ejemplo, en un chaval que aprende a tocar el piano por primera vez. 

Los primeros días el cerebro va a resistirse mucho.

«Es demasiado duro».

«No puedo».

«Me duelen los dedos» (Y de hecho el cabrón del cerebro es capaz de generar este dolor).

Pero también actúa el mecanismo de balanceo. 

Nuestra memoria es también perfectamente imperfecta. Y a medida que los días pasan, estas actividades se afianzan en sus rutinas y el dolor percibido va bajando.

La música va pasando del cerebro consciente al inconsciente.

Su memoria hace su trabajo de olvidar estos primeros días frustrantes y, de repente, en menos de 60 días, se habrá reprogramado a un músico que practica su música todos los días.

Y cada día lo hace mejor. Toca su primera pieza. Luego otra más compleja. Una tercera más rápida.

Porque, a medida que adquiere competencias, sus niveles de confianza se consolidan, y se enfrenta a piezas cada vez más difíciles.

Nadie ha dicho que aprender era fácil, ni rápido.

Así que tienes que abrazar tus ambiciones al 2000%, hasta desequilibrar por completo tu vida.

Si estás con la mentalidad de «solo es cuestión de tiempo para que lo logre», nada te bloqueará de forma definitiva.

Aceptarás el fracaso de un día como parte del proceso de aprendizaje y superación personal. Es mejor hablar de progresos que de fracasos.

Como ves, en este proceso hay dos curvas opuestas: la del sufrimiento, que tiende a cero una vez transformada una actividad nueva en una rutina. Y la de las competencias, que van subiendo lentamente, a medida que sigas practicando esta disciplina.

Quince minutos de piano al día pueden hacer grandes artistas dentro de 20 años.

Créeme. O si no, cree a Tony Robbins.

Como cumplir mis metas en 7 pasos

Estos son los 7 pasos para cumplir tus metas:

1. Define tus objetivos 

Empieza por reflexionar sobre cómo quieres que sea tu vida, qué te apasiona, cuál es tu visión.

A partir de ahí, lista los objetivos que deseas alcanzar, las metas que quieres lograr. Como ya te he dicho, es importante que la formulación de estos objetivos esté bien encaminada, porque si no corres el peligro de no lograr alcanzarlos.

Para ello es necesario que sean objetivos alcanzables y realistas. Obviamente, no puedes plantearte correr una maratón en seis meses, si hasta ahora tu único deporte ha sido caminar de la nevera al sofá.

Así que lo primero es definir bien tus objetivos y establecer cómo conseguirás cumplirlos.

2. Visualiza tus emociones una vez que lo logres

Analiza cómo te sientes cuando hayas definido los objetivos que deseas alcanzar. 

Tus emociones son el semáforo que te indicarán que son relevantes para ti.

Seguramente te sentirás ilusionado, enérgico y motivado para empezar.

Los objetivos deben ser significativos para ti, se conectarán con esa motivación interior que clama cómo quieres vivir tu vida. Pero también deben ser realistas.

En todo este proceso es muy importante que desarrolles una mente positiva, una mentalidad de éxito.

Así conseguirás hacer frente a los vaivenes que sufrirás en el camino. La mentalidad positiva te ayudará a encontrar esperanza cuando las cosas se pongan difíciles y te permitirá visualizar tu objetivo y a ti mismo logrando tus sueños.

3. Crea un plan con pequeñas metas en el camino

Ahora que sabes lo que deseas lograr, traza el plan para alcanzar esa visión. Identifica los pasos y las acciones que debes ejecutar en el camino.

Plantea qué pasos concretos vas a dar para ir cumpliendo todas las etapas hasta conseguir esa meta. El último fin estará más cerca si sabes claramente qué deberás hacer en cada paso.

Esos hitos más pequeños en el plan te ayudarán a identificar claramente las mini tareas que deberás desarrollar a diario para conseguir cumplir el gran objetivo.

4. Establece parámetros cuantificables

Ya te he dicho que los objetivos deben ser medibles y alcanzables. Bien, pues debes establecer los puntos de referencia que te servirán para llevar el control de tu nivel de alcance. Cada pequeño objetivo debe ser medible, para que puedas identificar cuando te estés desviando de la ruta trazada.

Define en base a qué criterios evaluarás si el objetivo se está cumpliendo. Así tendrás datos objetivos, y no basados en percepciones subjetivas que te pueden llevar al abandono.

5. Avanza todos los días

Habrá días mejores y días peores, pero tienes que trabajar todos los días.

Tienes que ser responsable contigo mismo y trabajar duro. No queda otra. El éxito no llega de la noche a la mañana; es el resultado de un trabajo.

Y para conseguir avanzar a diario será muy importante que adquieras buenos hábitos y establezcas rutinas. Paso a paso.

Además, los hábitos saludables que implican una buena alimentación, cuidados y descanso, ayudarán a que tus niveles de energía se mantengan estables y, con ello, el nivel de motivación necesario.

Enfócate en las rutinas diarias y en tus tareas. Para ello quizá necesites adquirir habilidades y competencias relacionadas con la organización, la planificación y la productividad.

6. Haz un seguimiento

Tendrás que hacer un seguimiento para conocer qué nivel de cumplimiento de las tareas y los pequeños objetivos vas consiguiendo, enfocados a tu gran objetivo.

Y puedes hacerlo por medio del control a través de un cuadro de mando

Cumplimentar y revisar tu cuadro de mando será determinante para analizar y reflexionar sobre cuáles han sido los obstáculos que no te han permitido avanzar. Así podrás tomar medidas para volver a alinearte o incluso reformular tu objetivo.

7. Sé paciente

Ya te lo he dicho: no se consigue en un día. Eso es imposible y quien te diga que se puede hacer te está mintiendo.

Así que debes tener paciencia y enfocarte en lo que debes hacer a diario, para no desfallecer y desanimarte cuando las cosas se pongan difíciles.

Habrá días buenos, regulares y malos. Es la vida. Necesitas tomarte todos los días una buena dosis de paciencia.

Y recuerda que tan importante como lograr el objetivo final es el goce en el camino. Así que prémiate cuando alcances los hitos marcados y disfruta de ellos.

Quema todos los drakares. No hay marcha atrás

Si abandonas a los pocos meses, quedarás atrapado en el laberinto del síndrome del objeto brillante.

Vivirás agobiado y frustrado en este mundo.

Arrastrado por los sueños de tus clientes, que te pagarán 2 duros para participar en la construcción de su propio sueño.

Si abandonas a los 3 años, lo harás en el valle del abandono, demasiado pronto para ver los frutos de tu trabajo.

No es una leyenda urbana. Les pasa a muchos emprendedores.

Y luego están los que construyen su sagrada familia.

No pueden abandonar. Porque abandonar es dejar de respirar. Estos suelen terminar libres.

No te voy a mentir: muchos quieren… y pocos lo logran.

Y no por falta de capacidades, sino más bien por falta de querer pagar el precio de su sueño: muchos sacrificios en su presente y futuro a corto plazo.

En la vida, ganan los que tienen una visión a largo plazo, y tienen disciplina para no abandonar nunca. Y ahora dime, ¿cuánto estás dispuesto tú a dar para lograr tus metas y conseguir cumplir tus sueños?

Si estás dispuesto a pagar el precio, haz clic aquí.

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Haz mucho más
con menos

Descubre cómo automatizar tu negocio para vender más mientras trabajas menos, reduciendo tu estrés a un nivel homeopático. Usa el poder del 1…

Haz mucho más
con menos

Descubre cómo automatizar tu negocio para vender más mientras trabajas menos, reduciendo tu estrés a un nivel homeopático. Usa el poder del 1…

¿ERES COACH O CONSULTOR Y TIENES PROBLEMAS PARA CAPTAR CLIENTES?

Descubre el sistema premium de Clientes Bajo Demanda:

Convierte tus conocimientos en un negocio de 6 cifras

Genera un flujo de clientes previsible mes a mes

Empieza a elegir a tus clientes

Deja de vendes horas y haz escalar tu negocio