Cómo conectar con la gente y ganarse su confianza

Cómo conectar con la gente, con las personas. Esto es especialmente importante si estás a la cabeza de un negocio y, como yo, tienes una personalidad más bien introvertida.

Es importante que seas capaz de superar esta debilidad. Si quieres triunfar con tu negocio, vas a tener que pues ser capaz de salir de tu cueva y expandirte hacia los demás.

Se dice que uno es siempre tan fuerte como tu mayor debilidad. Entonces, si tu debilidad es conectar con los demás, tranquilo.

Vengo aquí con propuestas concretas que te van a ayudar a trabajar este aspecto para que no lo pases tan mal cuando estés en un evento de networking o cuando tengas que hablar con posibles clientes que quieren trabajar contigo.

Ya verás que no es difícil conectar mejor con las personas si sigues los pasos adecuados.

Cómo crear una conexión especial entre dos personas

Te traigo diez consejos que quiero abordar contigo para facilitarte romper el hielo y no dejar que el introvertido que llevas dentro tome el control de tu mente y te haga parecer raro en sociedad. Toma nota.

1. Conectar no significa fingir

Es fundamental que entiendas que cada uno somos como somos. Cada uno tenemos nuestra personalidad y está fantástico. No hace falta ser de determinada manera para tener éxito.

Por ejemplo, si pienso en un puesto de trabajo que es, en teoría, más bien social como es el de vendedor, todos podemos ejecutar las tareas de ventas, aunque seamos introvertidos.

Se trata de realmente ser congruente con tu personalidad y con tus conocimientos y de encontrar la forma de acompañar a las personas en este proceso hacia su toma de decisión.

Con lo cual conectar no es fingir, sino que tiene que ver con respetar tu esencia y respetar también tu forma de hacer las cosas.

No se trata de ponerte máscaras y fingir una personalidad que no tienes. porque esto.

Esta máscara no se va a mantener y abandonarás este papel. No tiene mucho sentido, así que tienes que encontrar otras formas de conectar con las personas.

2. Imagina que es un amigo

Cuando entras en contacto con una persona, no tienes que pensar que no la conoces, sino que imagínate que te estás encontrando con un amigo de hace tiempo.

Siempre es menos imponente entrar a una sala (por ejemplo, en un evento) cuando llegas en los primeros minutos, donde todos nos miramos sin saber muy bien quiénes somos, y piensas que es una sala que está llena de amigos tuyos.

Si volvemos al ejemplo de la llamada de venta con una persona que no conoces, entra en esta llamada como si ya conocieses a esta persona y hazle las preguntas que haces a tus amigos:

  • «¿Qué tal? ¿Cómo estás?”
  • “¿Cómo ha ido la semana? ¿Qué estás haciendo estos días?»

De esta forma tendrás el tono adecuado para poder conectar con la gente y crear una conexión emocional entre dos personas.

3. Busca intereses en común

Obviamente es difícil mantener una conversación con un desconocido si estás hablando de cosas que no te interesan.

En cambio, en el caso de entrar por ejemplo en un training nuevo, tienes el tema bastante fácil porque todos habéis venido a lo mismo: a aprender algo concreto que ofrece la persona que ha organizado el training.

Empieza con este tema. Habla de vuestros intereses en común.

Parece que es el ABC del hablar con las personas lo que estoy contando, pero obviamente, cuando encuentras estos puentes en común, pues facilita que la conversación fluya mejor y enseguida permite encontrar con la gente.

Buscar intereses en común y desarrollar la conversación sobre algo que os une, no siempre es posible. Por ejemplo, cuando abordas a un desconocido en la calle no lo sabes de antemano.

Una vez que encuentras un tema que a ti te gusta y también a la otra persona, aprieta el acelerador en esta dirección, porque seguro que la conversación fluirá muchísimo mejor.

4. Presta atención de verdad

Imagínate la típica escena en la que estás hablando con alguien y esta persona no para de mirar su móvil.

¿Qué te está diciendo esta persona con su lenguaje corporal y, en este caso, con su lenguaje de smartphone? “Me aburres. Me aburres con lo que estás diciendo».

Es una falta de consideración tremenda.

Lo primero que tienes que hacer cuando tratas de conectar con las personas es estar presente en el momento, hacer contacto visual y escuchar lo que te dice esta persona.

5. Haz preguntas

Cuando haces preguntas, si eres introvertido, lo que va a pasar es que es el otro el que está hablando. Esto te va a facilitar seguir la conversación simplemente con estar escuchando de forma atenta las cosas que está diciendo.

Estando muy presente en lo que acaba de decir esta persona, podrás reformular preguntas que vienen a desarrollar las cosas que está abordando.

El poder de las preguntas es infinito.

Si pensamos, por ejemplo, en un proceso de venta a través de una llamada, se dice que si pasas demasiado tiempo hablando, en esa llamada no vas a vender.

Lo que hacen los grandes vendedores es escuchar a sus clientes y guiarlos hacia la toma de decisiones sin apenas hablar ellos.

Otra vez, escuchar es clave para conectar con la gente.

6. Llámale por su nombre

Esto es una fundamental. Es más fácil cuando es una conversación de uno a uno.

Cuando hay mucha gente en la sala es más difícil, pero intenta acordarte del nombre de las personas porque es una forma muy buena de conectar con las personas.

A menudo, hay empresas que ponen el nombre de sus empleados. Yo, cuando organizo un training, pido a la gente que dejen su nombre por delante del asiento donde están para facilitar esta conexión personal.

Es fundamental tener este detalle y, obviamente, cuando tienes muchos clientes es difícil acordarse de todos, pero aun así es una muestra de cariño muy importante.

Trata de personalizar, cuanto puedas, las relaciones con estas personas.

7. Sé humilde

En muchos casos, nosotros sabemos muchas cosas y tenemos afán de compartir estas cosas, sobre todo nosotros los tíos.

Somos unos pelmazos, o sea, siempre tenemos que aportar, aportar y aportar, y ahí demostramos no saber escuchar muy bien.

Pero no siempre la gente está dispuesta en recibir lo que queremos compartir con ellos. Es de buena educación pedirle a la gente permiso para opinar: «¿te importa si te doy feedback sobre algo que acabas de decir?»

De esta forma, si recibes la autorización, esta persona estará abierta a recibir todo esto que quieres compartir con ella.

A veces, es mejor callarse la boca.

Aunque hayas notado que se acaba de decir una tontería muy grande, si las personas no te solicitan compartir y recibir feedback, quédate un paso atrás, porque no es el momento.

Y aquí es posible que, en vez de conectar las emociones, consigas rechazo.

8. Demostrar que te importan estas personas de verdad

¿Y esto cómo se hace? De dos formas distintas.

Primero con consistencia en el tiempo. Siempre está el típico caso de alguien que es el rey del networking y, en un primer evento, pasa todo el rato hablando contigo. En siguientes eventos o durante semanas no te hace ni caso.

Esto es completamente estúpido. Hay que ser consistente en la comunicación. El tiempo es generador de confianza.

Para realmente demostrar que estas personas te importan de verdad, tienes que aportar valor, tienes que tratar de ayudar de forma genuina.

Cuando digo ayudar de forma genuina significa dar sin esperar nada a cambio: “givers get” (los que dan, reciben).

Cuando das, das sin esperar nada de vuelta. Esto es lo que realmente permite conexión emocional entre dos personas.

Si tienes clientes, sorpréndeles de vez en cuando.

Sorprender las personas con pequeños detalles es la mejor la mejor forma de demostrar a la gente que les quieres.

Por ejemplo, tener un detalle en tu casa, dejando un post-it en la nevera de tu casa diciendo «te quiero» a alguien de tu familia. Verás cómo enseguida se pone más contento.

9. Ofrece una experiencia online

Sobre todo si trabajas en un negocio online, para conectar profundamente con las personas vas a tener que ofrecer una experiencia offline.

Lo bueno en lo online, siempre se lleva a lo offline. Es la finalidad de las personas: queremos quedar, queremos conocernos, queremos experimentar en el mismo lugar y queremos pasar tiempo juntos. Así podemos vernos, respirar el mismo ambiente, tocarnos y sentirnos cerca.

Todo lo que es bueno en digital, y que has conectado en digital, deberías complementarlo ofreciendo también quedadas informales, eventos presenciales o retiros con tus clientes.

Todas estas experiencias que son como una extensión del mundo virtual hacia el mundo presencial, tienen un valor muy muy alto cuando piensas en desarrollar relaciones genuinas con tus clientes.

Valora incorporar este tipo de servicio a tu negocio.

Si quieres aprender a captar Clientes Premium Bajo Demanda y ofrecerles una experiencia offline, esta masterclass es para ti.

10. El reto

Más o menos, es fácil conectar con la gente que comparte el mismo propósito o las mismas pasiones que tú.

En mi caso, he aprendido con el paso del tiempo a ser mucho más extrovertido. En mi comunidad nos une este afán de ser libres y de querer construir un negocio online.

Esto me facilita de forma increíble las conversaciones con mi audiencia y mis clientes.

Te reto ahora a conectar también con personas que no comparten nada contigo.

En mi caso, sería hablar con funcionarios, por ejemplo. Y ser capaz de escuchar las cosas que cuentan estas personas, porque siempre tenemos que aprender de experiencias de terceros.

Hay que tener apertura de espíritu y, sobre todo, no caer en las generalizaciones.

Cuando, a priori, no hay un sustrato muy favorable para que las cosas vayan bien, vas a poder medir los progresos que has hecho para que el ser introspectivo que tienes dentro (el introvertido que te domina) progrese hacia el camino de la expansión y se abra a los demás.

Es cuando realmente conectas con personas que son muy distintas a ti, cuando vas a poder realizar todo el trabajo que ha hecho sobre ti mismo, y ver cómo has avanzado.

Una reflexión para terminar con este tema de conectar con la gente.

Somos siete mil millones de personas en este momento en el mundo. Hay cuatro mil millones de personas conectadas en Internet.

No sé cuántos millones de personas que hablan en castellano, con lo cual podrías estar hablando con mucha gente. Tampoco se trata de desarrollar muchas relaciones completamente fútiles, sino que es mejor apostar por unas pocas relaciones de calidad.

El secreto de la vida larga es estar acompañando hasta el final de tu vida, y haber construido relaciones realmente genuinas y profundas, con pocas personas.

Puede ser tu pareja o puede ser tu familia. Estás relaciones son absolutamente vitales, de que haga tu esperanza de vida.

Y si pensamos también en lo que es el crecimiento a futuro de tu negocio, no se trata de ser popular, de tener cien mil seguidores, si no de tener relaciones realmente sólidas con un grupo pequeño de personas que van a ser los auténticos evangelistas de tu negocio.

Se habla de los famosos 1.000 fans reales que te lanzan a un crecimiento absolutamente increíble.

Cada relación que construyas, debería estar siempre basada en el respeto, en el tiempo dedicado, en la consideración y en escuchar y ayudar.

Entonces céntrate en desarrollar menos relaciones y en mejorar la calidad de cada una de ellas. Vale igual para tu vida y tu negocio.

Este es el secreto para conectar mucho mejor con las personas.

Si quieres aprender a conectar con tus clientes, reserva una sesión estratégica.

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Haz mucho más
con menos

Descubre cómo automatizar tu negocio para vender más mientras trabajas menos, reduciendo tu estrés a un nivel homeopático. Usa el poder del 1…

Haz mucho más
con menos

Descubre cómo automatizar tu negocio para vender más mientras trabajas menos, reduciendo tu estrés a un nivel homeopático. Usa el poder del 1…