Mentoring empresarial: ¿qué es y cuáles son sus beneficios?

Mentoring empresarial
¡Puntúa este artículo!
(Votos: 4 Promedio: 5)

Hace décadas, en las grandes empresas industriales era muy habitual que los profesionales de más experiencia contaran con aprendices o pupilos a su cargo.

Además de enseñarles técnicas y habilidades, transmitían todo su conocimiento sobre la empresa y sus funciones.

Se establecía una relación basada en la confianza entre ambos perfiles y los recién llegados aprendían todo de sus experimentados mentores.

Hoy día las empresas han cambiado, pero la base del mentoring empresarial es la misma: la transmisión de conocimientos, valores y habilidades de profesionales consolidados a iniciados que necesitan apoyo y acompañamiento.

Por tanto, no solo es algo técnico sino también humano. Un mentor hace que una persona confíe en sí misma y en sus capacidades.

Es el mentoring empresarial y te explico cómo se puede desarrollar y planificar en cualquier empresa.

¿Qué es el mentoring empresarial?

El mentoring es un proceso de enseñanza dentro de la empresa que tiene como objetivos la capacitación del personal y el trasvase de conocimientos.

En este proceso intervienen dos roles: el del mentor, quien cuenta con la experiencia y conocimientos dentro de la corporación; y el mentee o mentorizado, la persona que recibirá la formación.

El mentoring empresarial se enfoca en el desarrollo profesional y busca que la persona mentorizada adquiera las competencias y habilidades necesarias para poder desarrollar las funciones asignadas.

A diferencia del coaching, el mentoring es un proceso a medio y largo plazo y trabaja las relaciones. El coaching, en cambio, pone el foco en las tareas y hábitos y se enfoca en el corto plazo.

El perfil de mentor será determinante en este proceso. El mentor es la persona con más experiencia en el área de interés del mentee, la persona aprendiz, de menos experiencia.

El mentor guiará al mentorizado para conseguir que este logre alcanzar determinados objetivos.

Por lo tanto, se trata de un proceso de transmisión de conocimientos, basados en la larga experiencia adquirida.

Beneficios del mentoring empresarial 

El mentoring empresarial tiene numerosos beneficios.

Seguridad y confianza

El apoyo que recibe el mentee por parte del mentor tiene como resultado directo la confianza y seguridad que alcanza la persona. Y esta seguridad genera una reducción de su curva de aprendizaje. 

Aumento de la productividad y eficiencia

Como consecuencia de todo ello, mejora la productividad y eficiencia, con el consecuente beneficio para toda la empresa.

Además, los profesionales se sentirán más integrados y motivados.

Adquisición de habilidades y competencias

Cuando un profesional llega a una empresa y cuenta con la ayuda y colaboración de un mentor, este profesional adquirirá las habilidades y competencias necesarias para el desarrollo de sus funciones de primera mano.

Nada mejor que una persona experimentada transmitiendo algo vivido en sus propias carnes.

Integración de los valores de empresa

La misma ayuda que el mentor ofrece al mentee facilita que este se apropie de los valores y visión de la empresa, que se integre de forma más rápida y que se impregne de la cultura de empresa.

Esta es una parte importante de la gestión de equipos.

Cómo aplicar un programa de mentoría en tu empresa

Establecer un programa de mentoría en la empresa exige un nivel de planificación y organización que, a la larga, consigue un gran retorno.

Preparar a los profesionales que forman la empresa cuesta trabajo, esfuerzo, tiempo y dinero. Y, como tal, la empresa debe realizar un esfuerzo en mantener a los buenos empleados.

Veamos cómo puedes establecer un programa de mentoría en tu empresa.

1. Definir los objetivos y el propósito del programa

Un programa de mentorización exige planificación y organización. Es necesario fijar un propósito que defina los objetivos buscados.

Estos propósitos pueden ser la retención de personal, la incorporación de nuevos miembros en la empresa o el desarrollo de líderes, por ejemplo.

Lo importante, por lo tanto, es definir bien estos objetivos y comunicárselo a las personas implicadas de forma correcta.

2. Crear la forma de unir a los mentores y mentorizados

Un proceso de mentoring empresarial necesita de dos agentes, como ya te he dicho: los mentores y los mentees.

Ambos perfiles deben encajar y conectar y para ello no es poco el esfuerzo que debe hacer la propia empresa para conseguir emparejar a los profesionales.

Para ello es necesario establecer cómo será ese proceso de selección. Las formas posibles de hacerlo son variadas:

  • Implicar a los mentores profesionales para que preparen a otros mentores y colaboren en la selección.
  • Realizar encuestas a ambos perfiles y cruzar los datos de esos formularios para crear las parejas.
  • Utilizar la tecnología para que el emparejamiento se forme mediante un algoritmo.

Ni existe una forma que sea mejor que otra, ni una fórmula a aplicar en todos los casos.

Es por ello que es necesario adaptar el proceso a las necesidades y características concretas de cada empresa.

3. Incluir las capacitaciones formales

La capacitación formal es indispensable para la empresa, ya que pone las bases del programa de mentoring.

Y además aplica a ambos perfiles, porque tanto mentores como mentees necesitan recibir formación.

El combo ideal es el de la capacitación unido a un programa de mentoring.

Para ello se pueden desarrollar acciones de diferente tipo, como talleres, seminarios, cursos online…

4. Comunicación a los participantes

Es imprescindible comunicar de forma adecuada a las personas implicadas cómo se desarrollará el programa de mentoring, las expectativas fijadas y los objetivos que se pretenden conseguir.

Una buena comunicación tendrá gran impacto en el establecimiento de un programa de mentoring a lo largo del tiempo.

5. Supervisión

Es recomendable establecer un plan de seguimiento durante el proceso, para monitorizar y verificar que se está desarrollando de forma adecuada, detectar posibles problemas y revisar los avances que se vayan produciendo.

Y, por supuesto, es necesario vigilar también el grado de satisfacción de los participantes.

6. Evaluación

Una vez realizado el programa, es necesario evaluar y revisar el nivel de logro de los objetivos fijados. 

Esta evaluación se puede hacer en base a indicadores medibles, como el aumento en ventas, fruto de una mayor productividad.

Pero también en base a otros parámetros no medibles, pero que también se perciben, como el comportamiento de los empleados o mejoras en los procesos de venta y cierre.

También se debe contar los indicadores relacionados directamente con el proceso en sí: si se ha aumentado la contratación interna o la retención de trabajadores.

Si quieres tener un buen mentor, háznoslo saber.

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Haz mucho más
con menos

Descubre cómo automatizar tu negocio para vender más mientras trabajas menos, reduciendo tu estrés a un nivel homeopático. Usa el poder del 1…

Haz mucho más
con menos

Descubre cómo automatizar tu negocio para vender más mientras trabajas menos, reduciendo tu estrés a un nivel homeopático. Usa el poder del 1…

¿ERES COACH O CONSULTOR Y TIENES PROBLEMAS PARA CAPTAR CLIENTES?

Descubre el sistema premium de Clientes Bajo Demanda:

Convierte tus conocimientos en un negocio de 6 cifras

Genera un flujo de clientes previsible mes a mes

Empieza a elegir a tus clientes

Deja de vendes horas y haz escalar tu negocio