¿Cómo piensan los ricos? Descubre los secretos de las mentes millonarias para poder inspirarte

La enorme mayoría de los millonarios hoy en día son «self-made».

Se han hechos a sí mismos.

Así que, cuanto antes entendamos mejor los patrones de pensamiento y conducta que tienen estas mentes millonarias, antes podremos mimetizarlos.

Los 12 hábitos de la mente millonaria

1 – Actúan por defecto, de forma masiva.

Los ricos siempre van a preferir el mambo, las acciones y los actos a los conocimientos. Y además, están obsesionados por aumentar el impacto de sus actos.

Es cuestión de frecuencia y de intensidad.

Los 2 acumulados producen un efecto exponencial.

2 – Crean nuevos activos todo el rato

Los ricos crean activos —negocios, proyectos, servicios, inversiones— que les generan más dinero.

No compran coches porque pierden valor con el tiempo y hay un coste de mantenimiento muy elevado.

Si invierten en inmobiliaria, no es por poseer, es para generar más (alquilar).

3 – Huyen de los pasivos

Los pobres que presumen de ricos se gastan todo su dinero en un Lifetsyle supuestamente abundante.

Pero haciendo esto, están cavando su tumba.

Están quemando lo que generan a velocidad luz.

Un pobre presume y compra un Lamborghini a crédito.

Un influencer en Instagram lo alquilará solo por un par de horas para sacarse las fotos de postureo.

Un rico de verdad elegirá mejor un Toyota porque odia el pasivo, la depreciación, el coste de mantenimiento, y el coste de oportunidad que representa poseer tantos bienes que le van a chupar tiempo.

Un rico alquila un barco, no lo compra. Eso sí, se ha hecho dueño de la dársena dónde están todos los barcos de la ciudad.

Por cierto, los ricos no pierden tiempo en las redes sociales.

Prefieren vivir la vida a tope.

Y tranquilos.

No quieren llamar la atención.

Ni de Hacienda.

Ni de los ladrones.

Parece una actitud bastante inteligente inspirada en la teoría de la evolución de Darwin.

4 – Tienes disciplina y foco

Los ricos dicen que no a todo por defecto.

Valoran su tiempo más que otra cosa.

Son incansables, persisten hasta lograr sus metas sin importarles ni el esfuerzo ni el tiempo.

Son constantes, rutinarios.

Hacen un uso estratégico de su tiempo.

Solo se relacionan con personas que elevan su energía y su bienestar.

Tienen un foco de cada instante que les mantiene en «la zona» en la que producen en una hora lo que haces tú en una semana.

5 – Piensan a largo plazo

Los ricos tienen muy claro el impacto poderoso del efecto compuesto.

Se proyectan a 20, 30, 50 años vista.

Mucha gente presume de sus posibilidades a corto plazo e infravalora su potencial a 10 años vista.

Ellos lo tienen muy claro.

En cada momento ponen a trabajar lo que pueden y lo dejan allí 30 años. Estos pocos se habrán transformados en montañas de dinero.

6 – Privilegian la gratitud retardada

Es un corolario de lo anterior, pero por defecto siempre rechazan la gratificación inmediata en defecto de la retardada.

En todas las facetas de su vida:

  • ¿Redes Sociales? Gratificación inmediata: ¡Fuera!
  • ¿Dividendos? Gratificación inmediata: ¡Fuera!
  • ¿Créditos para el pasivo? Gratificación inmediata: ¡Fuera!
  • ¿Gastos de estilo de vida? Gratificación inmediata: Págate lo que necesitas para vivir tú y tu familia y pon el resto del dinero a trabajar.

7 – Minimizan los impuestos

Los ricos no creen en el Estado. De hecho, son enemigos.

El Estado roba a los ricos y termina malgastando este dinero en vez de transferirlo de verdad al bienestar de la sociedad.

Así piensan los ricos.

Así que juegan con todo el arsenal legal disponible para hacer una optimización fiscal severa.

Protegen su patrimonio con Sociedades Anónimas para no perderlo en caso de verse involucrados en un proceso legal que cuestionan su responsabilidad.

No estoy diciendo que los ricos evadan dinero a Hacienda.

Algunos lo hacen.

La enorme mayoría paga sus impuestos, sin hacer el tonto.

Hacienda te espera cada vez que quieras sacar el dinero de una estructura hacia tu patrimonio personal.

Así que se trata de no sacar dinero nunca de tus estructuras productivas.

8 – No cobran sueldo

Los más ricos rechazan la idea de cobrar un sueldo.

Qué pequeñez es esta…

Tienen la vida resuelta.

Prefieren hacer crecer aún más su negocio y/o patrimonio empresarial.

¿Sabías que existe un club llamado El Club de los que cobran 1$? Hay grandes nombres en este club.
Ahí están los ricos de verdad.

9 – Reinician todo y devuelven

No hay nada peor que heredar poder y riqueza. Bueno, para muchos ya establecidos es la norma.

Pero estas mentes millonarias son distintas.

Muchos ricos son «kármicos» e invierten mucho en la educación y la felicidad de sus hijos, pero llega un momento en el que estos hijos tendrán que sacarse las castañas del fuego ellos mismos.

Están mejor preparados que los demás, lo harán bien.

Las mentes millonarias entienden que el dinero es energía y que no hay que parar nunca este ciclo. Los más ricos suelen devolver mucho a los que aman y/o por las causas que defienden.

La filantropía —en general— está íntimamente relacionada con la autorrealización del ser humano. Y los ricos no lo son menos.

10 – Apalancan todo lo que pueden en los demás

Primero, créate un capital, seguramente con una empresa de éxito.

Controla los gastos de tu estilo de vida.

A consecuencia de lo cual el dinero se multiplica de forma exponencial.

Cash In subiendo por un tubo.

Cash Out estable y pequeño.

La fábrica de billetes está imprimiendo a tope.

Haz crecer todo lo que puedas este primer activo, apaláncate sobre el dinero de otros (bancos, inversores) y el tiempo de otros (tus empleados) para liberarte y construir el segundo activo, habiendo puesto el primero en autopiloto.

«Rinse & repeat» como dicen los americanos: repite hasta saciedad.

10 – No ponen todos los huevos en la misma cesta

Los ricos suelen diversificar sus inversiones para poder mitigar el riesgo.

Van a preferir un 3-4% de rendimiento sin riesgos a un 12% muy arriesgado.

Porque como te lo he explicado antes, se proyectan a muy largo plazo.

Es la base de la tranquilidad absoluta.

Imagina un segundo: puede pasar de todo, pero a ti, no te va a afectar en nada.

Eso es poder.

11 – Confían en Ellos más que en nada

El dinero no da la felicidad, pero sí infla la confianza hacia su máximo posible para cada persona.

Si tienes 500 millones de capital, puede invertir 50 millones de capital en una inversión algo arriesgada.

No deja de ser un 10% de lo que tienes.

Esto hace que tu capital confianza se dispare.

Nada es imposible para ti.

Si lo ves, puedes.

12 – Ganar y perder son 2 caras de la misma moneda

Pues sí, los ricos pierden también.

Lo aceptan con elegancia.

Es más fácil si lo que has perdido no te compromete demasiado.

Hoy pierdes, mañana ganas.

Así funciona la vida.

Como su cartera está tan diversificada, en general, ellos siempre están creciendo, a ritmo más lento, pero con una inercia difícil de igualar.

¿Ser rico te hace buena persona?

Nop, lo siento.

Puedes ser muy bueno en lo tuyo, y ser una persona pobre a nivel humano.

Steve Jobs, por ejemplo.

Y no es el único.

Puedes llegar a ser multimillonario desde la abundancia (win-win) o desde la escasez (win-lose).

Gratitud versus envidia.

Ambos modelos funcionan.

Así que podemos confirmar que algunos ricos son unos auténticos capullos.

Bueno, también los hay en los pobres, ¿no?

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Haz mucho más
con menos

Descubre cómo automatizar tu negocio para vender más mientras trabajas menos, reduciendo tu estrés a un nivel homeopático. Usa el poder del 1…

Haz mucho más
con menos

Descubre cómo automatizar tu negocio para vender más mientras trabajas menos, reduciendo tu estrés a un nivel homeopático. Usa el poder del 1…