4 elementos claves de mentalidad emprendedora para triunfar en un negocio online

En este artículo, quiero tocar un tema base en el éxito o fracaso de un negocio online: la mentalidad emprendedora de la persona que lo monta. El mindset.

Y quiero contarte 4 elementos de mentalidad emprendedora que tendrás que controlar para triunfar con tu proyecto digital.

¿Por qué es tan importante el tema de la mentalidad emprendedora?

Se dice que todas las grandes cosas que puedes hacer en la vida empiezan en el cerebro. Yo creo que es cierto.

Lo primero de todo es estar convencido, tener la suficiente confianza en ti mismo, de que puedes construir estas cosas que estás pensando.

Es fundamental aprender a trabajar con tu cerebro. Tu cerebro es una herramienta increíble, es lo que nos diferencia a unos de otros y lo que nos distingue del resto de los seres vivos, pero también puede engañarte.

Muchas personas se encuentran presas por las creencias limitantes que pululan por su cerebro y que le limitan mucho la ejecución de sus proyectos.

#1-Confianza en ti mismo

Así que el primer aspecto que quiero que trabajes es tener una fe absolutamente inquebrantable en ti mismo. En ti, en tus capacidades y en tu proyecto.

Debes saber que existe un elemento en el cerebro llamado el Sistema de Activación Reticular que es una zona muy antigua de nuestra arquitectura cerebral. Se encarga de filtrar los impactos que le llegan, de manera que pasa al córtex solo aquellas que estima importantes.

Si empiezas a enviarle mensajes negativos de «estoy bloqueado», «no sé cómo hacer esto», «no puedo conseguirlo»… es más que probable que no lo consigas porque estás reforzando estos sesgos de confirmación de que tienes problemas, de que no eres capaz.

Quiero que te pongas tu sueño futuro en un tablero frente a ti y te repitas que conseguirlo solo es cuestión de tiempo lograr los resultados que pretendes conseguir.

Construye una mentalidad de acero.

#2-Despierta tu conciencia

Lo primero es tener muy claros cuáles son tus objetivos a doce meses.

Para reforzar y entrenar tu Sistema de Activación Reticular, mi recomendación es que cada mañana repases lo que son tus objetivos y refuerces el mensaje para tu cerebro. «Oye, cerebro, estos son los objetivos importantes para mí en los próximos meses».

Puede ser un minuto o dos. Un tiempo muy corto para visualizar si vas encaminado a esos objetivos o no. Si lo haces de forma sistemática, como el poder de las rutinas es infinito, despertarás tu propia conciencia.

Para ayudarte en esto, lo ideal es mantener un diario. Uno tipo Five minutes journal.

Todos los grandes emprendedores, las mentes preclaras, los científicos, están practicando esta rutina del journaling.

Es una herramienta absolutamente necesaria en la toma de conciencia de lo que vas consiguiendo: 5 minutos por la mañana, 5 por la noche.

Escribir estos pensamientos —estas emociones— te permite valorar cómo te has comportado en este día frente a los objetivos que te has planteado y te posibilita para decidir si seguir o no por ese camino.

Vas literalmente poniendo una nota en lo que ha sido tu día a día —de cero a diez— de cara al emprendedor de éxito en el que te quieres transformar a doce meses vista.

En los procesos de desarrollo personal siempre pasa de la misma forma: primero, tendrás que ser un emprendedor de éxito en tus pensamientos, en tus palabras, en tus actos… para poder llegar a tener en la realidad un negocio de éxito.

#3- Control de tus emociones

La paleta de emociones de un emprendedor es muy, muy amplia si la comparamos con la de un trabajador por cuenta ajena. Eso es bueno porque tienes sensaciones positivas muy potentes, pero también tienes sensaciones negativas terribles, con lo cual es sano que trates de minimizar tanto lo demasiado bueno como lo demasiado malo.

Ni porque hayas tenido un buen mes en ventas, la vas a petar; ni porque haya ido mal un mes, te vas a arruinar y a tener que echar el cierre.

Es fundamental que, como emprendedor, no te dejes controlar por tus emociones y mantengas el nivel emocional en un rango razonable.

Tienes que pensar cómo quieres vivir este proyecto de emprendedor porque si siempre te centras en donde estás hoy y todo lo que te falta para llegar a la meta, vas a dejarte guiar por el perfeccionista que llevamos dentro y vas a producir un montón de sensaciones bastante tóxicas: insatisfacción crónica, agobio, estrés…

Siempre querrás más, más y más y no disfrutarás en ningún momento de lo que es el camino del emprendimiento.

Además de que contaminas tus propios avances.

Una forma de evitar esto es precisamente, cuando estás andando en una dirección, darte la vuelta de vez en cuando y mirar todo lo que has recorrido. Y te darás cuenta de que has andado un montón.

Después de un mes, habrás progresado mucho.

Después de seis meses, muchísimo más.

Y después de años, ni siquiera verás dónde está el inicio de tu recorrido.

Cuando haces este ejercicio, de darte la vuelta y mirar todos tus progresos —tus competencias y habilidades nuevas, los activos digitales que has podido construir—, estás agradeciendo de alguna manera los avances que has realizado y tomando conciencia de ellos.

De esta forma, cuidas tu autoestima.

#4 Huir de todo lo que es negativo

Hay muchas fuentes de negatividad en este mundo y lo mejor que puedes hacer es alejarte de ellas.

Estás en un proceso altamente creativo en el que quieres construir un negocio, quieres impactar al mundo, quieres ayudar a la gente y si todo el feedback que recibes es «no se puede hacer», «vas a fracasar»… de nuevo, pensando en nuestro Sistema de Activación Reticular, los mensajes que estamos recibiendo son mensajes poco alentadores.

Y cuando hablo de negatividad me refiero a cosas que están en tu día a día:

  • Las noticias, por ejemplo. La televisión, la prensa, la radio están constantemente vendiendo drama a cambio de atención. Si pasas dos horas al día consumiendo ese contenido, no te estás haciendo ningún favor a ti mismo.
  • Amigos y familiares: muy a menudo el peor enemigo que puede tener un emprendedor lo tiene en su propia casa. Puede ser incluso su pareja que percibe mucho riesgo en este proyecto de emprendimiento y no te apoye absolutamente nada. No porque no te quieran, sino porque están percibiendo un nivel de riesgo importante y tienen miedo de que las cosas te vayan mal. Quizás porque a ellos mismos les han salido mal las cosas en el pasado. Lo que pretenden en realidad es protegerte, pero de alguna forma te están cortando las alas.

Huye de todo lo que drene tu fuerza creativa.

Imagen: Shutterstock

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Haz mucho más
con menos

Descubre cómo automatizar tu negocio para vender más mientras trabajas menos, reduciendo tu estrés a un nivel homeopático. Usa el poder del 1…

Haz mucho más
con menos

Descubre cómo automatizar tu negocio para vender más mientras trabajas menos, reduciendo tu estrés a un nivel homeopático. Usa el poder del 1…