Teletrabajo de 0 a 100km/h: mis mejores consejos para teletrabajar desde casa… cuando es tu primera vez

Hoy te traigo una guía práctica sobre el teletrabajo basada en mis 15+ años de experiencia trabajando desde casa, en remoto. Y de bonus: mi caja de herramientas favoritas para el trabajo en remoto

¡Vamos directos al grano!

¿Qué es el teletrabajo?

El teletrabajo se refiere al desarrollo de la actividad profesional en remoto, a distancia, sin la presencia física del trabajador en la empresa. Se puede realizar de forma parcial o a tiempo completo, en un mismo día o a lo largo de la semana.

Normalmente se usa este término para trabajadores de cuello blanco que trabajan en tareas administrativas, técnicas o creativas para organizaciones.

La idea que hay detrás del teletrabajo es que el trabajador sea capaz de desempeñar sus funciones igual de bien, estando físicamente presente en la oficina o desde su propia casa.

Las principales ventajas del teletrabajo para las personas

El teletrabajo en casa mejora la conciliación entre vida profesional y vida familiar

Algunos trabajadores pueden recuperar cada día laborable de 2 a 3 horas en transportes.  Es una cifra consecuente que no solo permite mejorar la productividad en la esfera profesional, sino que también impactará en positivo la esfera familiar en el hogar.

Si damos un paso más allá, es también una medida de igualdad de género, al permitir que el padre esté más presente en el hogar y de esta forma colabore más en el esfuerzo familiar. ¡Al menos en teoría!

Reduce el estrés y aumenta la felicidad laboral

Las personas que trabajan desde casa lo hacen desde un entorno de seguridad y bienestar emocional. Esto mejora su productividad y también la percepción emocional que tienen con su trabajo: se quejan menos, ven más el vaso medio lleno.

Refuerza la flexibilidad horaria

El trabajo por objetivos, que es la base del teletrabajo, permite una mejor adaptación de los horarios en función de las propias necesidades personales. Eres más ágil a la hora de gestionar posibles imprevistos y también más productivo al realizar ciertas actividades fuera de la hora punta.

Piensa en un supermercado el viernes por la tarde/noche o el martes a las 10:00h de la mañana. Se aplica también a las citas médicas, lo que repercute de forma indirecta en una mejor salud de las personas y menos absentismo.

Reduce los gastos del hogar

Es más barato y sano comer en casa que hacerlo fuera. ¡Es un hecho! 

Y si no necesitas un coche, puedes ahorrar mucho dinero cada mes del año. Más de lo mismo si no necesitas un abono para el transporte urbano. 

Como puedes ver, el teletrabajo – con sueldo constante – aumenta el poder adquisitivo de las personas.

Mejora la productividad

Elimina los retrasos, agiliza el foco porque se reduce el coste por cambio de actividad en el día a día, elimina muchas conversaciones ociosas y aleja la principal fuente de interrupciones: otros humanos desconectados con su trabajo.  Créeme, el trabajador en remoto es mucho más productivo que uno hipersocializado en una oficina.

El teletrabajo contribuye a salvar el planeta

Basta con ver como la calidad del aire ha mejorado en la comunidad de Madrid con la cuarentena del Coronavirus para ver el impacto cotidiano de millones de desplazamientos en coches y transportes en común no realizados. Y si piensas en las emisiones de carbono, el beneficio es aún más positivo. Y además sería duradero si se prorrogase en el tiempo.

  • Sí, tenemos que trabajar de otra forma.
  • Sí, tenemos que vivir y consumir de otra forma. 

El teletrabajo se enmarca en este cambio de paradigma, y así mismo contribuye a salvar el planeta.

¿Por qué teletrabajar desde casa ha llegado para quedarse?: la perspectiva de la empresa

#1 – Porque reduce los costes

Se necesitan menos edificios, puestos de trabajo, materiales y consumibles, así como menos servicios de mantenimiento. Todo suma, así es.

#2 – Porque acerca el mejor talento posible a la organización 

Si una organización incorpora el teletrabajo en sus procesos operativos “core”, de repente, la ubicación geográfica ya no es un freno. Puedes encontrar al mejor talento disponible a escala nacional y/o a escala mundial de un mismo idioma. Resulta que el talento “offshore” en muchos casos puede también ser más barato que el nacional…

#3 – Porque una oficina en casa reduce el absentismo laboral 

La flexibilidad horaria y el trabajo por objetivos reducen las fricciones que explican el absentismo laboral.

#4 – Porque retiene talento 

Es uno de los parámetros no económicos esenciales para permitir retener el talento en una organización. Un elemento clave para gestionar mejor las carreras de los empleados.

#5 – Porque hace la organización más eficiente 

El sistema patriarcal basado en hacer acto de presencia y pequeños jefes que controlan a sus empleados está muerto. Responsabilizar a los empleados comunicándoles objetivos es la vía para aumentar la productividad. Esto pasa por una regeneración de la mentalidad de los directivos y mandos intermedios de muchas organizaciones algo casposas. 

#6 – Porque la tecnología para teletrabajar existe y permite aumentar la productividad unitaria

Es un “habilitador” muy claro, algo que permite un cambio de rutinas. La infraestructura de Internet y las aplicaciones necesarias ya están presentes en el mercado para un uso masivo del teletrabajo. La tecnología suele ayudar a las personas a automatizar tareas y/o a activar notificaciones para que se cumplan ciertas actividades rutinarias. El efecto compuesto es que la productividad unitaria de cada persona está aumentando con la tecnología.

#7 – Porque es más fácil medir la productividad en remoto

En un entorno de trabajo en remoto bien diseñado, es superfácil saber lo que hace cada empleado mientras trabaja – o no trabaja – en sus horarios de trabajo. Cuando las organizaciones lo hayan entendido, seguramente se van a pasar 7 pueblos. Menos mal que existen leyes de privacidad para proteger a los ciudadanos…

15 consejos probados para un teletrabajo desde casa hiperproductivo

#1 – Una buena conexión a Internet

No hay nada más desesperante que una conexión a Internet que no chuta. Apuesta por la fibra, para poder usar el formato vídeo sin ningún problema. 

Es esencial para humanizar tu trabajo desde casa y seguir tejiendo unas buenas relaciones sociales, aunque virtuales.

#2 – Marca tu territorio profesional en casa

Idealmente, enciérrate en un despacho, una habitación pequeña propia para esta actividad.

Es la mejor forma de marcar tu esfera profesional en casa. Lo ideal es que escojas un lugar determinado de la casa y, si es posible, a puerta cerrada. 

No solo te ayudará a ti a concentrarte, también te permitirá pasar más fácilmente de tu rol de trabajador a tu rol de padre en casa. 

Si no puedes, reserva una mesa para crear tu puesto de trabajo, y trata de marcar una separación con el resto de la habitación con una mampara o algo similar.

#3 – Informa a toda tu familia de las nuevas reglas

Tus hijos, tu pareja, tus familiares y tus amigos deben entender que cuando estás en casa en tu puesto de trabajo, estás en modo “trabajo” y que no deberían buscarte de forma constante para actividades relacionadas con la esfera privada, en tu hogar.

Si hay ruido a tu alrededor, cómprate unos buenos cascos y activa tus mejores listas en Spotify para aislarte del entorno.

#4 – Ordenador & Pantalla grande

Tu PC/Mac portátil debería ser de última generación para permitirte ejecutar tu trabajo de forma correcta. Necesitas un buen antivirus, un firewall y en algunos casos un VPN para no acceder a conexiones públicas inseguras, mientras trabajas fuera de la oficina.

Cuando estás en casa, apuesta por la pantalla más grande que te puedas permitir o acoplar 2 pantallas. En ambos casos, se ha demostrado un incremento de productividad.

Una inversión en un teclado externo mecánico también puede ser de gran utilidad.

#5 – No racanees con tu silla ni con la mesa

El peor enemigo del trabajador en remoto es… el dolor de espalda. Así que apuesta por comprarte una buena silla ergonómica y un despacho de calidad. Si trabajas por cuenta ajena, asegúrate de que tu departamento de RRHH te dé instrucciones claras sobre cómo montar tu puesto de trabajo y, como no, financie el coste de tu instalación en remoto. Si la actividad de teletrabajo es permanente, no debería ser demasiado complicado.

Si trabajas en una pequeña estructura, será mucho más complicado este tema…

#6 – Dúchate y vístete… como siempre

No se cambian rutinas ganadoras. Por teletrabajar desde casa no hay que romper con el ritual de la ducha y vestirse.

No envíes mensajes contrapuestos a tu cerebro. Lo único que cambia con el teletrabajo es que estarás trabajando más pronto, porque ya no perderás una hora para ir y volver de la oficina.  

#7 – Seguir horarios establecidos

Es superimportante mantener horarios de trabajo. Los teletrabajadores suelen hacen más horas que los demás empleados. Y es más difícil desconectar cuando teletrabajas.

Mantén horarios de trabajo claros. Apaga el ordenador con el que trabajas. Ten un móvil profesional que apagarás cuando termines de trabajar.

#8 – Horas más productivas

Al tener menos interrupciones, vas a tener la sensación de trabajar más y de forma más intensa. Es algo más que una sensación, es una realidad. 

Así que tendrás que escuchar a tu cuerpo. Serás más productivo en algunos momentos y necesitarás breaks para recuperar fuerzas. Ojo con exigirte demasiado. 

Las personas más productivas siempre empiezan con las tareas más importantes, pronto por la mañana, de tal forma que, a la hora de comer, ya tienen el día hecho. 

Ahora que trabajas desde casa tienes la posibilidad de reorganizar tu día a día y tu tiempo como quieras. Aprovecha esta ocasión para elevar aún más tus niveles de productividad. Si trabajas por objetivos, cuando hayas terminado con tus objetivos semanales, ¡todo el tiempo es tuyo!

#9 – No mezclar esfera privada y profesional

No abras la caja de pandora de mezclar actividades del hogar y actividades profesionales en tu horario de trabajo. Aunque el espacio es el mismo, el rol es completamente distinto. Así que no a las lavadoras, limpiezas variadas, cortar el césped del jardín y demás obligaciones privadas… en tu horario laboral. El cerebro es incapaz de gestionar la multitarea. Puedes hacerlo, pero la productividad será mala, y la calidad de lo producido se verá degradada.

#10 – Trabajar sin conexiones, de vez en cuando

El lujo último del trabajar hiperconectado es el trabajo profundo… sin conexión a internet. Inténtalo y vas a flipar con todo lo que puedes hacer en tan solo 30 minutos de trabajo, desconectado de todas las posibles interrupciones tecnológicas.

Si tienes que crear, desconéctate por completo de la red. Te irá mejor.

Y luego, obviamente, regálate un montón de interacciones sociales virtuales para premiar tu trabajo.

#11 – Deshabilita las notificaciones de móvil & escritorio

En una oficina, el email y el teléfono suelen ser las 2 fuentes de interrupción principal. Pues es exactamente lo mismo cuando teletrabajas. Así que deberías definir bloques de tiempo en los que habilites estas notificaciones de escritorio o en tu móvil, y responderlas. Y otros momentos en los que no estarás disponible para estas solicitudes.

Tema importante, ya que la gente se suele enganchar a estas notificaciones sin ser consciente de ello. Esta sensación de no he parado todo el día, pero… no he hecho nada. Estar ocupado por tareas irrelevantes no es lo mismo que ser productivo.

La disciplina es clave cuando trabajas desde casa.

#12 – Desarrolla tu talento de comunicar escribiendo

Cuando trabajas en remoto, tendrás que mejorar tu comunicación escrita, porque es la base de tu trabajo. Te doy 3 consejos:

  1. Ser preciso y ejecutivo por defecto en tu comunicación
  2. No responder nunca en caliente. Respira hondo para procesar esa emoción negativa y ponte en pausa antes de responder. Idealmente, deja pasar una noche.
  3. Si llevas más de 10 minutos redactando un correo, es mejor coger el teléfono y hablar… u organizar una videoconferencia.

Tendrás problemas con la comunicación escrita. Aprenderás de ello, y tendrás también una mayor empatía con tus colaboradores cuando les pase a ellos al comunicarse contigo.

#13 – Días especializados

Este es un de mis mejores secretos para ser más productivo desde casa: especializar mis días.

  • Días de interacción:  reuniones, atención al cliente, soporte a alumnos
  • Días de foco operativo: llamadas de venta, producción de contenido
  • Días de creación: nuevos productos, nuevas charlas, nuevos trainings

La idea es especializar tu semana:

  1. Lunes & miércoles – Interacción
  2. Martes & jueves – Foco operativo
  3. Viernes – Creación

En mi caso, esta especialización de los días ha disparado mi productividad.

#14 – Organiza hoy el día siguiente. 

Otra buena praxis es la de terminar el día planificando el día posterior.

Así nada más salir de la ducha, recién vestido y desayunado, puedes empezar ya con la tarea roca de tu día.

#15 – Lleva un diario  

Un consejo final, completamente opcional: puedes tener un diario en el que resumes tus sensaciones del día y los grandes aprendizajes. Es la mejor forma de tomar consciencia de lo que te está pasando, trabajando en remoto desde casa. Esta sencilla práctica ha cambiado mi día a día como teletrabajador.

 

Top 5 herramientas imprescindibles para el teletrabajo desde casa

Zoom 

Esta herramienta te permite por un coste muy bajo – unos 15 euros/mes – realizar sesiones de videoconferencias.

Herramientas para teletrabajo - Zoom

Podrás programar reuniones periódicas, compartir tu pantalla con los participantes, grabar sesiones. En fin, estamos hablando de un entorno digital de trabajo colaborativo absolutamente increíble por el precio que vas a pagar.

Más información sobre Zoom

Google Voice (Voz sobre IP)

Es un complemento a Zoom, que te va a permitir hacer llamadas a fijos y/o móviles, directamente desde tu PC/Mac.

Herramientas para teletrabajo - Google Voice 

Las tarifas son muy competitivas

Tarifas de Google Voice

Superútil.

Más información sobre Google Voice

Slack

El email ha muerto, ¡viva Slack!. Es un chat corporativo privado que te permite compartir todas las conversaciones que ocurren en los distintos proyectos o actividades recurrentes de la organización.

Teletrabajar desde casa - Slack

El cambio es tremendo. Compartir y trabajar en abierto por defecto, en vez e comunicar de forma estanca, en 1 a 1, como ocurre con el correo electrónico.

Más información sobre Slack

Trello

Trello te ayuda a hacer un seguimiento de los avances de tus proyectos con una vista sencilla de tableros y tarjetas que vas moviendo de un tablero a otro.

Ideal para trabajar en remoto, tanto para el seguimiento de tus tareas rutinarias, como para compartir el avance de un proyecto en común que llevan a cabo varios trabajadores en remoto.

Trabajar en remoto - Trello

Más información sobre Trello

Toggl

La herramienta que necesitas para hacer el seguimiento de tus horarios de trabajo y saber dónde se te va el tiempo.

Trabajar online - Toggl

¡Imprescindible para el teletrabajador!

Más información sobre Toggl

Los grandes inconvenientes de teletrabajar desde casa

Obviamente no todo es oro en el teletrabajo. He aquí los 3 enemigos principales del trabajador en remoto.

#1 – La subida de peso

Es de lejos el principal problema. En fin, trabajando desde casa, te vas a mover menos. Al principio no pasa nada, pero proyectado a 3 o 6 meses, la falta de ejercicio combinada con malos hábitos de comida – disponible a 15 metros de ti, todo el día – puede generar unos kilos de más.

#2 – El aislamiento

Ningún neo teletrabajador puede imaginarlo. Pero, en efecto, el teletrabajo es solitario. Y, de nuevo, a corto plazo no pasa nada, pero proyectado a meses o años vista, puede ser un problema mayúsculo, sobre todo para trabajadores solteros que no pueden conseguir su dosis de relación social cotidiana. 

Si tienes familia e hijos, la soledad laboral se va a compensar cada noche por las interacciones que vas a mantener con tus seres queridos al terminar de trabajar. Pero, aún así, hay personas hipersociales que nunca estarán a gusto con un modelo de trabajo en remoto, desde casa, ya que la soledad les pesa demasiado.

Estudios muy serios en el mundo científico han demostrado que la soledad mata, tanto como las adicciones o los accidentes.

Para mí es un enemigo muy poderoso del teletrabajo, porque es invisible. Los kilos de más se ven fácilmente. Caer en una depresión profunda, cuando vives y trabajas solo, no se detecta con tanta facilidad.

#3 – La pérdida de oportunidad laboral

No debería ser así, pero hoy en día lo es. Es mejor estar presente cerca de los que toman decisiones sobre tu carrera, 200 días al año, que lejos de sus ojos.

También es cierto que las mejores organizaciones intentan mitigar este efecto con evaluaciones de objetivos para evaluar a todos los empleados.

Pero la meritocracia es una leyenda urbana en los países latinos.

Y si combinas todo esto con trabajar en remoto, tu plan de carrera puede llegar a peligrar.

Salvo que decidas transformarte en un Knowmada Digital y liderar tu carrera profesional siendo tu propio jefe.

5 rutinas que deberías reforzar si teletrabajas desde casa por Internet

Las 3 primeras rutinas que te voy a presentar tienden a compensar la falta de ejercicio inherente a realizar tu actividad profesional desde casa.

#1 – Deporte todos los días

Salvo en tiempos de cuarentena, como los que estamos viviendo con el Covid-19, deberías salir a andar varias veces cada día. 

Aplícate la regla de los 10.000 pasos diarios. Puedes acompañar a tus hijos al cole, salir a hacer la compra en tu barrio, ir a correr al menos 30 minutos.

Tómate este tiempo como una inversión a largo plazo para tu salud. Yo siempre hago deporte por la mañana antes de empezar a trabajar. Que me quiten lo bailado.

Y ¿qué se puede hacer si no puedes salir de casa?

Pues haz un entrenamiento HIIT. Se trata de un tipo de ejercicio por intervalos que alterna periodos de ejercicio anaeróbico intenso corto con ciclos más suaves de recuperación.

Te paso a continuación el que sigo yo:

Teletrabajo- Entrenamiento HITT en casa

Lo he sacado del NY Times.

No necesitas máquinas ni nada. Una colchoneta o esterilla y un par de pesas ligeras si quieres trabajar más la fuerza.

Yo ahora hago una rutina de 30 minutos/día cuando no salgo a correr – unas 3 o 4 veces a la semana –. 

He ganado en fuerza.

#2 – Levantarte cada hora // Escritorio de pie

Pasar 8 horas sentado en el ordenador es malo. Incorpora en tu rutina un break de 5 minutos cada hora, para levantarte y estirar. Da algunos pasos. Si estás escuchando un vídeo en YT, llévatelo en tu tableta y anda.

En la misma línea, puedes contemplar la posibilidad de tener un escritorio de pie.

Teletrabajo- Escritorio de pie

Es especialmente conveniente para tus reuniones en remoto y/o las llamadas que puedas tener con tus clientes o prospectos.

#3 – Esconde la mala comida y haz visibles las buenas opciones 

Para evitar comer comida bazofia todo el rato, la mejor rutina es eliminarla de tu vista, idealmente de tu casa. O sea, no comprarla.

Substituye chocolate, golosinas, bollos y galletas por frutos secos y frutas. Bebe mucha agua y haz hasta 5 minicomidas al día (¿has leído bien la palabra “mini” verdad?).

Esconde toda la “mala” comida de tu vista y destaca los alimentos sanos que puedes tomar.

#4 – Comer con amigos // Tener vida social

Para luchar contra el sentimiento de aislamiento, mantener tu vida social es fundamental. Sal a comer con tus amigos, hazlo también con compañeros de trabajo. Apúntate a actividades y talleres de grupo: baile, música, dibujo, cocina, manualidades, etc.

Y mantén el contacto con tus amigos, por teléfono o videoconferencia. Sí, me has entendido bien: marca bloques de tiempo en tu calendario para tu vida social.

#5 – Trabajar tu marca en digital

Para compensar la pérdida de carrera profesional, la idea es trabajar tu marca personal en una plataforma digital. Y hacer tu talento más atractivo, tanto en interno para tus responsables como para otras empresas de tu sector.

Cualquier trabajador en remoto debería tener la capacidad de tener uno o varios planes B y activarlos cuando sea necesario.

Esto presupone que vas a trabajar tu marca personal, desarrollando un activo digital tipo, blog, podcast o canal de youtube.

Teletrabajo y niños en casa

Teletrabajar con los niños en casa no es nada fácil. He aquí mis mejores consejos para ti.

Infórmales cuándo vayas a teletrabajar

Es clave el hecho de disponer de una zona protegida para que puedas teletrabajar. Informa a tus hijos que pasas a modo trabajo y explícales cuándo y para qué te pueden interrumpir. 

Si no estableces reglas, te vas a enfadar y ellos no te van a entender.

Asume que tendrás interrupciones 

Es mejor ser consciente desde el minuto cero que tendrás interrupciones. No pasa nada si tu hijo entra en tu habitación mientras estás en una llamada de venta con un posible cliente. No pasa nada si tienes que salir unos minutos de una videoconferencia para atender a uno de tus hijos.

Gestionarás mejor tus frustraciones si lo anticipas.

Tira de los “canguros virtuales” 

Aunque no es lo ideal, me refiero a la TV, los videojuegos y un PC/Mac conectado a Internet. 

Es una opción real y deberías tirar de ella si lo necesitas. Disney+ está al caer.

Si activas un sistema de control parental, puedes estar seguro de que no accederán a sitios no recomendados. 

Y, siempre y cuando limites el tiempo de pantalla diario, es obviamente una puerta de salvación importante.

¡Ponles a teletrabajar a ellos también!

La mayoría de las interrupciones de tus hijos ocurren porque se aburren. 

Así que porque no les pones tú también a teletrabajar:

  • Buscar información en Google y preparar una mini presentación
  • Dibujar y colorear desde modelos impresos de la red
  • Mirar vídeos dónde aprendan cosas
  • Que hagan sus deberes y busquen alguna información complementaria en Internet

Los niños mayores ya pueden empezar a programar, a producir contenidos y hasta podrías fomentar su actitud emprendedora con un primer proyecto online.

La idea es que repliquen lo que haces tú teletrabajando en sus propios proyectos.

Acuérdate de que se educa con actos más que con palabras.

Gestionar tu sentimiento de culpa 

De vez en cuando te sentirás culpable por teletrabajar y dejar a tus hijos en otra habitación. Este sentimiento no te afecta con tanta fuerza cuando vas a la oficina, porque has salido de casa y esto te ayuda a ponerte en modo trabajo.

La mejor respuesta para mí a este sentimiento es ponerte horarios de trabajo estrictos y, nada más terminar con tu rol de teletrabajador, ofrecerles a tus hijos una hora completa de tiempo y atención plena, jugando con ellos, repasando sus tareas, etc.

Tus hijos no te exigen nada más que un poco de tiempo de calidad todos los días del año. Es una rutina que deberías establecer en tu día a día. 

Así se construyen grandes relaciones, a golpe de 60 minutos al día de cariño genuino. Si lo proyectas a 30 años vista, el efecto compuesto es gigantesco.

Al igual que el vacío abismal que vas a dejar si no estás 60 minutos al día a tus hijos…

Espacios alternativos para teletrabajar

Como has podido ver antes, teletrabajar es mucho más sencillo si dispones de una habitación propia que puedes transformar en tu oficina. En muchos casos, el teletrabajador no puede permitirse este lujo.

¿Qué hacer entonces?

Mi opción favorita, en vez de trabajar en la sala de estar de la familia, es tener un rincón en la habitación de los padres. Porque, de nuevo, podrás beneficiarte de ese aislamiento físico tan necesario.

Si no puedes, tendrás que tirar de las zonas comunes familiares. Pero, en ese caso, te recomiendo también otros espacios alternativos para teletrabajar:

Los coworkings

Ideales para freelances y consultores. Perfecto para teletrabajar. Los coworkings también te permiten salir de casa y tener interacciones sociales con los demás coworkers. Obviamente hay que pagar este servicio. El único pero que le pongo es que, si te dedicas a hablar con gente todo el día, los demás coworkers te terminarán odiando. Si te sientes un poco quemado de estar trabajando en casa, cómprate un cupón por hora. Y si validas la experiencia, pasa a un modelo de días o mes completo.

Personalmente, estoy mejor en casa.

Las bibliotecas cuando no hay exámenes

Silencio, buenas mesas, poca compañía – cuando no hay exámenes –. Son sitios adecuados para el teletrabajo. A veces el wifi falla, pero puedes tirar de tu conexión 4G/5G. El problema es que no puedes tener reuniones porque harías demasiado ruido para estos espacios.

Las cafeterías en horario de poca afluencia

Las cafeterías son otra buena opción porque te dan tu dosis cotidiana de vida social. Es positivo. El ruido y la afluencia de personas pueden complicarte mucho el teletrabajo. Pero hay horarios en los que tendrás literalmente todo el local para ti… ¡y la conexión wifi también!

Mini retiros de 3 o 4 días

Es mi opción favorita. Irme al campo, trabajar en solitario, unos días. Superproductivo. Regeneras energía y cuando vuelves a casa estás lleno de amor y ganas de hacer algo con los tuyos. Es un recurso del que tiro de forma puntual, pero te invito a experimentarlo.

Teletrabajar o no teletrabajar… es tu decisión

Cada vez más personas quieren trabajar de otra forma y controlar mejor sus horarios.

Para mí, teletrabajar ha sido clave para hacerme disfrutar más de mis horas trabajadas. Pero también es cierto que, en mi caso, más clave aún ha sido mi decisión de emprender y de liderar mi destino profesional desde mi propio barco.

He trabajado más de 20 años en remoto a lo largo de mi carrera. Como consultor de negocio o emprendedor en casa. Lo he hecho por cuenta ajena y por cuenta propia. Y para mí es la forma más satisfactoria de trabajar.

Hemos tenido que sufrir una pandemia con el Covid-19 para que la sociedad y el mundo empresarial se tome por fin en serio esto de teletrabajar.

Los teletrabajadores no deberíamos ser unos frikis que hacen cositas en pijama desde casa.

El teletrabajo debería ser la norma.

Y lo terminará siendo en todos los negocios que no necesitan un local para operar.

Solo es cuestión de tiempo…

 

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Haz mucho más
con menos

Descubre cómo automatizar tu negocio para vender más mientras trabajas menos, reduciendo tu estrés a un nivel homeopático. Usa el poder del 1…

Haz mucho más
con menos

Descubre cómo automatizar tu negocio para vender más mientras trabajas menos, reduciendo tu estrés a un nivel homeopático. Usa el poder del 1…