Técnicas de productividad para mejorar tu eficiencia en el trabajo

Técnicas de productividad
¡Puntúa este artículo!
(Votos: 2 Promedio: 5)

Hoy en día recibimos muchos estímulos externos por lo que las técnicas de productividad son fundamentales para lograr mantener el foco.

Desde que nos levantamos, empezamos a recibir mensajes de WhatsApp, emails y notificaciones de las redes sociales.

Evitar las distracciones es tarea prioritaria para todo emprendedor.

Para aumentar tu rendimiento laboral, no tienes que hacer más cosas sino con mayor concentración, estando en el momento presente.

Quiero explicarte cuáles son las técnicas que utilizo para mantenerme centrado y ser productivo.

5 técnicas para mejorar tu productividad

Existen decenas de técnicas de productividad, desde la técnica Pomodoro hasta la Getting Things Done (GTD).

Este post tiene un fin práctico, así que no voy a enumerarte las técnicas más conocidas sino las que utilizo, son fáciles de implementar y funcionan.

1. Monitoriza tu sueño

La productividad necesita que tengas buena energía. Y tener energía es muy sencillo si duermes lo suficiente, al menos, 7 u 8 horas y de una buena calidad.

Cuando empecé a tomar conciencia de la importancia del sueño, eliminé ciertas cosas de mi vida como el alcohol.

Ya hacía deporte, así que lo que incorporé fue una medición de los esfuerzos. El exceso de deporte también drena tu energía y luego cuesta más trabajar.

Para controlar mis niveles de energía, utilizo el Oura ring.

Este anillo inteligente dispone de 3 sensores que miden los siguientes parámetros:

  • Sleep: el número de horas dormidas y su calidad.
  • Activity goal progress: monitoriza la actividad física.
  • Rediness Energía: nota global entre sueño y actividad.

Este producto no es barato pero su impacto en mi negocio ya ha sido amortizado.

2. Recorre 10.000 pasos al día

Idealmente hay que repartir esta actividad física a lo largo del día.

Esto se asemeja a lo que se hace con la técnica Pomodoro, en la que se recomienda hacer descansos regularmente.

Si pasas la mayor parte de tu tiempo de trabajo sentado, te recomiendo incorporar rutinas que te faciliten hacer una mayor actividad física y lograr este reto.

Para lograr los 10.000 pasos, si corres un poco estarás muy cerca de lograr tu objetivo.

Si no corres y no tienes una rutina de salir a andar, es probable que tus números ronden los 3.000 pasos al día.

Hay cosas que puedes hacer para alcanzar el objetivo, como acompañar a tus hijos al colegio, hacer la compra en comercio de proximidad y evitar todo lo posible el coche y el transporte público.

La rutina de los 10.000 pasos es muy importante, ya que cuando no haces deporte vas a tener la energía baja y las emociones un poco negativas.

Estar activo te va a permitir sentirte mejor contigo mismo.

3. Contabiliza tu tiempo de trabajo

Seguro que muchas veces, al terminar una jornada de trabajo, has tenido la sensación de que has hecho muchas cosas pero no has avanzado nada.

¿Cómo es posible? ¿En qué se te ha ido el tiempo?

Por más que lo piensas, no eres capaz de dar con la respuesta.

Abriste el correo, te entretuviste contestando comentarios en redes sociales y terminaste haciendo clic en una noticia irrelevante.

Luego empezaste a trabajar en lo importante pero ya estabas distraído.

Para saber a qué dedicas tu tiempo de trabajo y cuántas horas trabajas realmente, nada mejor que Toggl.

Toggl es un contador de tiempo, una aplicación que te permite cuánto tiempo invertiste en cada tarea.

Puedes crear un proyecto para cada tipo de tareas. Vendrían a ser como las categorías de un blog.

Por ejemplo, una tarea de hacer facturas iría dentro del proyecto Contabilidad, mientras que una de redacción de un post de blog o de Facebook sería parte de Contenidos.

4. Medita a diario

Si te da algo de miedo esta palabra de meditar porque lo ves como algo complejo y nunca lo has hecho, cámbialo por estar en silencio contigo mismo unos minutos.

No trates de empezar con 2 horas de meditación al día, no lo vas a lograr y no te va a servir de nada.

Empieza a meditar poco a poco. Se trata de aprender a estar en silencio, centrándote en la respiración.

Al principio, tu mente va a distraerse con facilidad. El ejercicio consiste en darte cuenta de que tu mente se ha ido a otro lugar y traerla de vuelta a tu respiración y el momento presente.

De esta forma, aprenderás a domar tus emociones y tu mente.

Una mente sin disciplina tendrá demasiado control en tus pensamientos y en tus actos.

La meditación para emprendedores es fantástica y tiene una gran repercusión en tu productividad y en tus resultados.

Practicando el silencio un ratito todos los días, preferiblemente a primera o última hora, estarás mucho más tranquilo y más centrado.

5. Planifica mañana hoy

Cuando estás terminando el día, deberías reservar un bloque de cinco a diez minutos antes de apagar todo, para planificar lo que va a ser el día de mañana.

Entonces, la idea es que seas, en este momento, capaz de identificar lo que son las cosas que tienes que hacer para el día siguiente y plasmarlas en una lista.

Puedes estar trabajando con post-it, tener un cuaderno donde apuntar tus tareas, o trabajar con un organizador de tareas.

Lo importante realmente es que hagas este trabajo antes de irte a disfrutar de la vida con tu familia o amigos.

Haciendo este trabajo, vas a permitir a tu cerebro seguir procesando cosas abiertas que tienes, y le orientas hacia las cosas que son importantes.

Hay una serie de cosas muy concretas que quiero que hagas en esta planificación, para que sea aún más poderosa y aún más eficaz.

Si no haces esto, comenzarás tu día absorbido por el buzón de correo y las redes sociales, de tal forma que lo urgente cobrará un protagonismo demasiado grande.

De esta forma, estarás dejando de lado lo importante.

Todos tenemos el mismo tiempo al día así que la única diferencia es cómo lo utilizas.

Cuando haces este ejercicio de planificar la jornada de mañana, salen varios puntos. Si quieres ser realmente productivo, pon orden en esta lista de “To do’s”.

Yo uso una técnica que se llama LIM:

  • Like: me gustaría completar estas tareas.
  • Intent: voy a intentar completar estas tareas.
  • Must: tengo que completar sí o sí estas tareas, y, de hecho, no debería irme a la cama sin haber completado estas tareas.

Obviamente, deberías tener muy pocas Ms, algo de Is y muchas Ls en tu planificación.

Te recomiendo trabajar con ese sistema de priorización, ya que no solamente serás muy productivo sino que también el impacto de tus acciones en la cuenta de resultados será muy notable.

Hay otro concepto que integro en esta planificación: la tarea roca.

Una vez que tienes tu listado de “to do’s”, basta con poner una letra hacia las tareas más importantes. Fíjate en las Ms y selecciona la más importante.

Esa será tu tarea roca.

La técnica de LIM es muy útil para tareas recurrentes que tienes que hacer, ya que te permite ordenar tus acciones.

Cuando tienes proyectos nuevos, mi recomendación es que tengas una sola tarea roca cada semana.

Poniendo en marcha estas sencillas técnicas de productividad verás cómo avanzas mucho más rápido, duermes mucho más tranquilo y facturas mucho más.

Al final no se trata de hacer muchas cosas, sino de hacerlas bien y sabiendo priorizar lo importante sobre lo accesorio.

Si quieres aprender a crear un negocio que funcione sin que tengas que estar al 100% todos los días, apúntate a esta masterclass.

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Haz mucho más
con menos

Descubre cómo automatizar tu negocio para vender más mientras trabajas menos, reduciendo tu estrés a un nivel homeopático. Usa el poder del 1…

Haz mucho más
con menos

Descubre cómo automatizar tu negocio para vender más mientras trabajas menos, reduciendo tu estrés a un nivel homeopático. Usa el poder del 1…

¿ERES COACH O CONSULTOR Y TIENES PROBLEMAS PARA CAPTAR CLIENTES?

Descubre el sistema premium de Clientes Bajo Demanda:

Convierte tus conocimientos en un negocio de 6 cifras

Genera un flujo de clientes previsible mes a mes

Empieza a elegir a tus clientes

Deja de vendes horas y haz escalar tu negocio